Las exportaciones de México bajarán alrededor de tres por ciento en 2016 debido a que, en cuestión de comercio, “el mundo se está achicando y el tamaño del pastel se está reduciendo”, previó Fernando Ruiz Huarte, director del Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior (Comce), entrevistado horas antes de que arranque el Congreso anual de ese organismo donde se definirá la estrategia del sector exportador mexicano ante la salida de Estados Unidos del Acuerdo de Asociación Transpacífico (ATP) y la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

“Estimo, en lo personal y no como consejo, que vamos a terminar este año con exportaciones de alrededor de los 370 mil millones se dólares. Es una cantidad importante porque son más de mil millones de dólares todos los días”, sostuvo Ruiz Huarte.

Frente a las críticas contra los acuerdos comerciales que organismos multilaterales como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) han hecho en las últimas semanas porque sus beneficios no han llegado a todos los sectores de la población, ni siquiera de los países desarrollados, el director del Comce indicó que “es un hecho que tenemos que hacer crecer la economía interna”.

“El crecimiento de nuestra economía no podemos hacerlo depender de afuera. Tenemos que buscar como fortalecer el crecimiento de la economía interna. Esa es la tarea pendiente, esa es la tarea que debemos atacar”, puntualizó.

El directivo afirmó que México es el país con el que menos ha disminuido el comercio de Estados Unidos y precisó que pese a la caída de las exportaciones mexicanas, se mantienen algunas cifras constantes como que 80 por ciento de todos los productos que se venden al extranjero son manufacturas y entre 80 y 82 por ciento se destina al vecino país.

“El mundo se está achicando. Si ven ustedes todos los países están importando menos o exportando menos. O sea el tamaño del pastel se está reduciendo, se está achicando y es lógico que también nos pegue”, señaló.

Sostuvo que en el congreso del Comce, que se realizará en la semana en esta ciudad del Bajío, “lo que tenemos que hacer -obviamente y es parte de lo que veremos- es tener que ver cómo atacamos la diversificación de mercado”.

Es difícil, dijo, determinar en cuánto disminuirán las exportaciones de México pero dijo que “va andar por ahí de 3 por ciento en decrecimiento… Ojalá creciéramos, (de ser así) seríamos el único país del mundo que lo hiciera”.

En torno a los acuerdos comerciales, Ruiz Huarte acotó que es difícil prever la situación “sobre todo porque nuestro principal mercado tiene un cambio administrativo, entonces habrá que ver cómo toreamos esa parte. Por otro lado, estamos renegociando y modernizando el acuerdo con la Unión Europea y estamos abriendo nuevos mercados en nuevo Oriente y África que México no había tomado en cuenta. Y también México está volteando más hacia Asia, entonces habrá que ver todo esto como nos ayuda”.

En concreto, sobre el ATP señaló que el congreso del Comce servirá para afinar la estrategia del sector exportador. A título personal, aseveró que a México no le conviene permanecer en el ATP, por lo que se pronunció porque opte por acuerdos bilaterales y descartó que China pretenda formar parte del Transpacífico.

“Creo que no es el interés de China ingresar. Yo creo que China más bien lo que quiere es el acuerdo de Asociación Asia Pacifico (APEC)”, indicó.

“Hay una polarización de opiniones sobre el ATP. Hay países que claramente han manifestado que sin Estados Unidos el acuerdo pierde mucha importancia y uno de ellos es Japón, que es otro mercado muy importante. México se ha manifestado que a pesar de no estar Estados Unidos el ATP debería seguir”.

Al final de cuentas recordó que la decisión de los restantes 11 países que conforman el ATP se decidirá por sus respectivos gobiernos o congresos este fin de año o a principios de 2017. En México la decisión final de formar parte del ATP o no recae en el Senado y señaló que seguramente eso se sabrá hasta que cierre el periodo de sesiones.

“Lo más seguro es que Estados Unidos no va, pero los 11 países se pueden poner de acuerdo modificando el ATP, cambiando algunas cláusulas o bien haciendo acuerdos bilaterales”, comentó.

La Jornada