Colombia se ha convertido en el cuarto país de origen de la inversión extranjera directa (IED) que recibe Centroamérica, donde los flujos de capital provenientes del país sudamericano aumentaron más de 50% anual durante el período 2006-2013, con Panamá como principal destino, según un estudio de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

El documento La inversión colombiana en Centroamérica, elaborado por la Sede Subregional de la CEPAL en México, indica que en ese mismo período Colombia fue el origen del 7,21% del total de la inversión extranjera directa (IED) en esa subregión, por detrás de Estados Unidos (28,56%), Canadá (7,47%) y México (7,23%). En esos años, las tasas de crecimiento promedio anual de la IED fueron de 9% para el caso de EEUU, -5% para Canadá, 26% para México y 54% para Colombia.

Según datos del Banco de la República de Colombia citados en el estudio, entre 2000 y 2014 la inversión de ese país en Centroamérica sumó 9.231 millones de dólares. De ellos, un 70% tuvo como destino Panamá, mientras que el resto se dirigió a Guatemala (10,9%), El Salvador (7,8%), Honduras (5,8%) y Costa Rica (4,9%). El documento especifica que no existen estadísticas disponibles para el caso de Nicaragua.

Por otra parte, los tres principales sectores de destino de la IED en ese mismo período fueron los servicios financieros (27,5% del total), la industria manufacturera (24,4%) y el petróleo y la explotación de minas y canteras (22,4%). En el estudio se citan casos concretos de internacionalización de empresas dedicadas a estas áreas, así como a la industria alimentaria, el comercio o los servicios.

De acuerdo con esta publicación, para las empresas colombianas Centroamérica resulta atractiva por varios factores, entre ellos, su cercanía geográfica, similitud cultural, apertura económica, crecimiento económico y un marco legal e institucional propicio para su expansión.

Además, si bien son mercados pequeños, la existencia de un acuerdo comercial que integra a los seis en un Mercado Común Centroamericano, en el que está permitida la libre circulación de todos los productos originarios de los países de la subregión, salvo algunas excepciones, permite a las compañías crear una estrategia de desarrollo y de distribución a nivel regional.

Asimismo, en el informe se señala que la mayoría de las empresas colombianas optan por invertir mediante fusiones y adquisiciones y que basan su competitividad en elementos dinámicos, como la incorporación de tecnología en sus procesos, la innovación y el desarrollo, la experiencia y el conocimiento de más de 40 años de existencia y la consolidación de una marca reconocida a nivel latinoamericano e incluso mundial.

CEPAL