Aumento del IVA en tres puntos porcentuales, más ciudadanos declarando renta, alivio tributario a las grandes empresas, nuevos impuestos a las bebidas azucaradas y los combustibles y penas de hasta 9 años de cárcel para los evasores.

Esos son, a grandes rasgos, los principales componentes del proyecto de reforma tributaria estructural que el Gobierno presentó la noche de este miércoles a consideración del Congreso de la República.

El proyecto se encuentra divido en siete capítulos de la siguiente manera: tributos nacionales, tributos territoriales, medidas contra la elusión y evasión, impuestos para promover hábitos saludables, impuesto verde: impuesto al carbono, disposiciones para el crédito público y otras medidas.

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas Santamaría, explicó en rueda de prensa que el proyecto plantea un aumento de la tarifa del IVA del 16 al 19%.

Seguirán sin IVA productos básicos como alimentos y medicamentos, como también servicios médicos, el transporte público y los útiles escolares.

Sin embargo, Cárdenas anunció que a periódicos y revistas, que hasta hoy estaban exentos del IVA, se les cobrará el impuesto en un 5 %. Advirtió que los libros continuarán sin pagar el tributo.

Otra novedad dentro del texto es que se le aplicará IVA a la compra de vivienda de más de 800 millones de pesos, siempre y cuando sea nueva.

De otro lado, Cárdenas dijo que en materia de telefonía móvil hoy solo se le cobra IVA a los planes de voz y no a los servicios móviles de datos, por eso anunció que este impuesto también se le aplicará al servicio de internet en celulares.

No obstante, anunció que la reforma trae la eliminación del IVA a los celulares que cuestan menos de $650.000 y computadores portátiles por debajo de $1.000.000, esto con el fin de estimular el uso de las tecnologías de la información entre los colombianos. No se cobrará IVA al servicio de internet en estratos 1 y 2.

Por otro lado, la reforma propone un impuesto de $300 por litro a las bebidas azucaradas. Este se pagará en el momento en que cada envase de esas bebidas salga de la fábrica que las produce.

El Gobierno también anunció un nuevo “impuesto verde” para todos los combustibles, excepto el carbón y el gas natural, aunque no aclaró cual será el monto de esa contribución.

La nueva reforma tributaria propone reducir el monto de ingresos a partir del cual se tiene la obligación de declarar renta.

Actualmente deben declarar renta quienes reciben ingresos mensuales superiores a $3.400.000. Si la reforma es aprobada, deberán hacerlo quienes reciban ingresos mensuales por más de $2.750.000.

El Ministro de Hacienda también dijo que con el fin de combatir la evasión tributaria, el proyecto plantea aplicar sanciones de entre 4 y 9 años de cárcel a quienes hayan evadido el pago de impuestos por más de $5.000 millones.

Cárdenas anunció cambios trascendentales para las sociedades sin ánimo de lucro y explicó que cooperativas, fondos de empleados, fundaciones, asociaciones mutuales y entidades religiosas mantendrán exentos de tributos “siempre y cuando demuestren que cumplen una labor social específica”.

Además, dijo el Ministro, les queda prohibido contratar con familiares de sus administradores y repartir excedentes.

Finalmente, frente al polémico ‘Monotributo’, Cárdenas explicó que va a ser una alternativa para que los comerciantes que ya están obligados a pagar el impuesto de renta lo sigan haciendo o escojan este pequeño tributo que, en muchos casos, los llevará a pagar menos y tener nuevos beneficios, como un aporte a una cuenta individual de Beps (Beneficios Económicos Periódicos) y la afiliación al sistema de riesgos laborales.

El País


Congresistas, divididos por la reforma tributaria

Senadores se mueven entre el apoyo y el rechazo al documento. Aumento del IVA, el más polémico.

Pocas horas después de que el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, radicara la reforma tributaria en el Congreso, legisladores de varios partidos políticos que tramitarán el proyecto de ley dividieron sus opiniones sobre las ventajas y desventajas de la iniciativa.

Entre los puntos que toca esta reforma y que han generado controversia en el país está el aumento del IVA del 16 al 19 por ciento y la obligación a las personas a declarar renta cuando sus ingresos mensuales superen los 2’750.000 pesos, entre otros.

Para el presidente del Congreso y senador por ‘la U’, Mauricio Lizcano, quien tendrá que coordinar el debate en la plenaria del Senado, se trata de una propuesta “interesante” y “bien formulada”.

“Me parece que incentiva la inversión, hace un control a las organizaciones sin ánimo de lucro y protege la canasta familiar. Hay inquietudes que hay que revisar como la tabla de asalariados, porque hay que proteger la clase media. La exención a la vivienda es importante para incentivar las construcciones, pero hay que revisarla”, afirmó Lizcano.

El codirector del Partido Liberal Horacio Serpa, cuya colectividad recomendó al Gobierno -el pasado martes- no presentar la reforma por considerar que “no es conveniente” ni “oportuna”, anunció que su colectividad la “estudiará” en su conjunto antes de tomar una decisión.

El senador anunció, eso sí, que el liberalismo no aprobará “nada que lesione el interés de los sectores más pobres y de la clase media colombiana”.

“No vamos a aprobar gravámenes contra las pensiones, contra procedimientos o aparatos que tengan que ver con el desarrollo tecnológico, ni impuestos contra la gente más necesitada de este país”, anunció Serpa.

Por los lados del Partido Conservador, el senador Juan Diego Gómez afirmó que ve la reforma como algo “positivo” para los empresarios porque “se plantea bajar la tributación”, pero que, sin embargo, “hay que tener cuidado con aspectos como gravar las pensiones o a las entidades sin ánimo de lucro”, entre otros.

“Es una reforma que se requiere para mantener la calificación de riesgo del país y para financiar estructuralmente el presupuesto de los próximos años”, advirtió Gómez.

El senador por el Polo Jorge Enrique Robledo tiene una opinión contraria. Para él se trata de una reforma “profundamente regresiva” porque “está diseñada para castigar al pueblo raso, a los sectores populares y a las clases medias y al mismo tiempo favorecer a las trasnacionales”.

Robledo, quien pertenece a uno de los partidos de oposición al Gobierno Nacional, agregó que el incremento del IVA incluye al menos al 60 por ciento de los productos de la canasta familiar. “Es falsa la afirmación del doctor Cárdenas de que esto no toca la canasta familiar”, aseguró.

Samuel Hoyos, representante a la Cámara por el Centro Democrático, otro partido de oposición, también expresó su inconformismo. “Subir el IVA al 19 por ciento es meterle la mano al bolsillo a los colombianos más pobres. El Gobierno, en vez de subir impuestos, debería dar muestras de austeridad, de eficiencia en el gasto público, de recorte y de lucha contra la corrupción”, pidió.

A través de su cuenta de Twitter, la representante a la Cámara por Alianza Verde Angélica Lozano afirmó que el ministro Cárdenas “se burla” del país “con su inocua propuesta de penalizar #Evasión a quien esconda bienes a partir de 7.250 smlmv”.

A más tardar el próximo 16 de diciembre la reforma tributaria debe estar aprobada por el Congreso para que su aplicación comience a partir del primero de enero del 2017.

El Tiempo


Texto de la reforma tributaria presentada por el gobierno de Colombia