Más del 50% de las mujeres latinoamericanas trabajan en la informalidad y ganan menos que los hombres por un mismo empleo

La tasa de mujeres con empleo pasó del 40 % en 1990 al 54 % en 2013 en América Latina y el Caribe, pero más de la mitad tienen trabajos informales y la brecha salarial frente a los hombres es del 19 %, según un informe de la ONU.

“No hay igualdad de género en ningún país, pero en materia económica es donde la mujer presenta un peor desempeño para mejorar su situación”, dijo en una entrevista Luiza Carvalho, directora regional de ONU Mujeres para las Américas y el Caribe.

El informe “El Progreso de las Mujeres en el Mundo 2015-2016. Transformar las economías para realizar los derechos” reveló que 59 % de los empleos de las mujeres en la región son informales y que el trabajo doméstico remunerado, generalmente mal pagado, representa el 17 % del empleo femenino en la región.

A nivel general, América Latina y el Caribe tienen una diferencia de salarios entre el hombre y la mujer del 19 %, una cifra inferior al 24 % a nivel global.

Sin embargo, “es un dato compacto que analiza todo el empleo formal, si se segmenta el mercado laboral, las diferencias son más grandes”, apuntó Carvalho, quien puso como ejemplo Brasil.

En el país sudamericano hay una diferencia de salarios promedio, marcada por el género y la raza, de más del 300 % entre el hombre blanco y la mujer negra, recordó.

Esto se traslada hasta los altos cargos, pues no hay ningún país de la región donde los ministros de Finanzas sean mujeres, añadió la representante de la ONU Mujeres, que remarcó positivamente las políticas de equidad establecidas en países como Chile.

La incidencia de las mujeres en los trabajos formales repercute directamente sobre sus pensiones, pues mientras sólo un 30 % de ellas percibe una remuneración tras su retiro, 7 de cada 10 hombres son pensionados, señaló Carvalho.

En una América Latina que “está envejeciendo” es positivo que se creen pensiones no contributivas en países de Bolivia, Brasil o Uruguay, dijo.

El trabajo doméstico no remunerado es otro de los puntos donde poner mayor esfuerzos, pues en todos los países de la región las mujeres dedican entre el doble y hasta cinco veces más tiempo en las tareas del hogar, según el documento.

Es un “trabajo invisible” que, en el caso mexicano, representa el 20 % del producto interno bruto (PIB) frente al 16 % de la industria manufacturera, detalló Carvalho, quien a su vez aplaudió las iniciativas de guardería impulsadas por esta nación.

De acuerdo con el informe, el 44 % de las encuestadas pertenecientes a los países más pobres se encargaban de sus hijos menores de seis años.

En este contexto, ONU Mujeres aboga por un decálogo de prioridades de intervención pública como la reducción de la brecha salarial, la creación de más empleos para mujeres, el fortalecimiento de los ingresos o el diseño de nuevas políticas, entre otros.

“Políticas sociales y macroeconómicas han de ir de la mano”, remarcó Carvalho, quien destacó la necesidad de un salario mínimo más alto que otorgue poder adquisitivo a las féminas, que generalmente están entre los que cobran estas retribuciones más bajas.

Luiza Carvalho puso énfasis, sobre todo, en la macroeconomía, un concepto olvidado cuando se trata de relacionar a las mujeres con su situación laboral.

“La macroeconomía influencia cualquier exponente e influye en los países para políticas de inversión o fiscales, que repercuten directamente en la mujer”, sentenció.

En este sentido, criticó especialmente las políticas de inversión financieras para mujeres, “muy abocadas a la microfinanciación”, lo que genera pequeñas empresas “muy inestables” y con poco recorrido.

Carvalho consideró que el estudio ayudará, con datos empíricos, a exponer esta realidad desigual y las mujeres, a través de un esfuerzo de movimientos sociales, lograrán con sus propios recursos este cambio que ya ocurre, pero a paso lento.

7 Días

Documento: El progreso de las mujeres en el mundo 2015-2016. Transfomar las economías para realizar los derechos. ONU Mujeres, 20.15

Impulso a la integración de la mujer en América Latina

Más del 50% de las mujeres latinoamericanas trabajan en la informalidad y todavía ganan menos por un mismo empleo.

En el marco de la Cumbre de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, que se celebra en Nueva York, CAF – banco de desarrollo de América Latina – anunció el fortalecimiento de su compromiso con la equidad de género en América Latina.

De manera adicional a los programas operativos y financieros existentes en la Institución a favor de la mujer, CAF aportará un millón de dólares en proyectos de cooperación técnica no reembolsable en América Latina, que serán ejecutados en coordinación con ONU Mujeres. Ello con el propósito de promover la equidad de género como herramienta de inclusión social y motor del desarrollo, en una región donde las mujeres son uno de los grupos más afectados por la pobreza y la violencia.

El Presidente Ejecutivo de CAF,  Enrique García, indicó que esta iniciativa se enmarca en la agenda de desarrollo integral de CAF, en la cual la equidad de género cumple un rol central y se articula de manera transversal con las operaciones de todas sus áreas, tales como infraestructura económica y social, sectores productivos, seguridad ciudadana y microfinanzas, entre otros.

“Estamos enfrentando un cambio de paradigma que pide un empoderamiento de las mujeres y las niñas en sus hogares, escuelas, y sobre todo, dentro de las instituciones públicas y sector privado”, dijo Enrique García, presidente ejecutivo de CAF.

García destacó además el potencial de la Institución para contribuir a fortalecer la equidad de género en la región, acompañando el llamado de ONU Mujeres a eliminar la brecha entre hombres y mujeres como parte de la nueva agenda de desarrollo post-2015.

El anuncio se produjo en un evento especial que presidieron Phumzile Mlambo-Ngcuka, Directora Ejecutiva de ONU Mujeres, Jack Ma, Presidente del Grupo Alibaba de China, y Melinda Gates, Co-fundadora de la Fundación Bill & Melinda Gates, con la participación de líderes empresariales, representantes de organismos internacionales, fundaciones filantrópicas y sociedad civil, quienes a su vez expresaron sus compromisos financieros con la “Planeta 50/50 para el 2030”.

La Directora Ejecutiva de ONU Mujeres, Phumzile Mlambo-Ngcuka, resaltó los avances presentados en la materia a nivel global y enfatizó las alianzas que ha establecido este organismo con bancos regionales. “CAF – banco de desarrollo de América Latina, el Banco Asiático y el Banco Africano son nuestros aliados estratégicos para la implementación de proyectos transformadores para el empoderamiento de la mujer  y los objetivos de desarrollo sostenible post 2015 (ODS)”, puntualizó.

De la mano de una creciente relación con ONU Mujeres, CAF ha contribuido a fomentar la igualdad de género desde varios frentes, entre los que se destacan el financiamiento de  proyectos en áreas estratégicas como educación, salud, microfinanzas y seguridad ciudadana, siempre con el objetivo de promover la inclusión de las mujeres como un motor para el desarrollo.

CAF

 

Categorías:Trabajo

Comentarios Cerrados

© 2017 Noticias de América Latina y el Caribe. ; 16 de Diciembre, 2017 - Contacto