Con asesoría de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), se impulsan hoy en México las llamadas cadenas cortas agroalimentarias para comercializar productos agrícolas sin intermediarios.

Rosa Icela Rodríguez, titular de la Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades, explicó que es una prioridad apoyar al sector rural.

El objetivo es garantizar y fortalecer la seguridad alimentaria de la población y producir alimentos con calidad e inocuidad, agregó.

Desde abril pasado se trabaja con la FAO en este sistema, con el cual se apoya a los pequeños productores locales para establecer vínculos comerciales y mejorar sus ingresos, al evitar intermediarios en la venta de sus productos, añadió. En una primera etapa, se comercializaron más de 139 toneladas de nopal (tunas) de productores de la delegación capitalina Milpa Alta, certificados con buenas prácticas agrícolas, que garantizan la calidad del alimento, concluyó.

Hay una gran diversidad de tunas, con una amplia gama de sabores y colores, que permiten una variada utilización gastronómica del nopal en la cocina mexicana.

La importancia cultural del nopal en la historia mexicana se refleja incluso en la presencia de esta planta en el escudo y bandera del país.

Prensa Latina