A 30 años de que México comenzó la apertura económica lo único que se ha logrado es que el país haya debilitado su sector industrial, más allá de disfrutar de todas las concesiones arancelarias, consideró José Luis de la Cruz Gallegos, director general del Instituto para el Desarrollo Industrial y Desarrollo Económico (Idic).

Al comparar a México con China, De la Cruz Gallegos estimó que a diferencia de China, México ha desaprovechado la globalización desde una vertiente productiva basada en el sector industrial, pues la industria del país asiático crecen a un ritmo superior a su economía en general.

“México se ha desindustrializado”, dijo el director del Idic quien agregó que si bien las exportaciones del país crecen, la participación industrial en el PIB ha descendido.

Explicó que mientras sea la industria mexicana sólo sea maquila, esto no implicará crecimiento, pues se trata sólo de exportación de importaciones.

Junto a José Romero Tellaeche, director del Centro de Estudios Económicos del Colegio de México, el Idic presentó una simulación de la aplicación de un arancel del 30 por ciento a la importación de productos vinculados con las industrias metálicas básicas como una alternativa para generar crecimiento económico.

La Jornada

Requiere México fortalecer capacidad de producción interna para afrontar desaceleración económica

Para evitar que la desaceleración económica se profundice durante el 2016, México debe recuperar su capacidad de producción interna, a través de medidas como la promoción de toda la cadena productiva de los sectores manufacturero, acerero y de la construcción, así como crear un Programa de Contenido Nacional en infraestructura.

En conferencia de prensa, José Romero Tellaeche, Director del Centro de Estudios Económicos de El Colegio de México y José Luis de la Cruz Gallegos, Director General del IDIC enfatizaron la importancia de evitar más recortes al gasto de inversión física, impulsar la implementación del Programa Nacional de Infraestructura 2014-2018, que promueva al sector de la construcción y los encadenamientos productivos relacionados con el mismo, utilizar el desarrollo del sector energético , elevar el contenido nacional en las compras de gobierno en general, entre otras medidas.

Un punto fundamental es fortalecer el uso de incentivos fiscales a la inversión productiva para el paquete económico de 2017, así como eliminar la competencia desleal que enfrenta la industria mexicana.

Tan sólo en el sector acerero internacional, las prácticas de China como subvenciones, dumping y un tipo de cambio subvaluado artificialmente han generado un contexto anticompetitivo y una pérdida de rentabilidad.

“Revertir la situación desfavorable para el sector siderúrgico nacional es un imperativo. Si el acero que consume un país se produce localmente hay un efecto multiplicador en la diversas ramas industriales así como en la cadena metalmecánica”, afirmó el director del IDIC, José Luis de la Cruz.

Investigaciones de El Colegio de México y el IDIC han mostrado que aplicación de un arancel del 30% a la importación de productos vinculados con las industrias metálicas básicas es una alternativa viable para generar crecimiento económico, porque impacta en 2 incrementos de 4.6% en el valor agregado nacional, un 4.8% en el consumo privado, un 1.3% en el consumo público y un 5.9% en exportaciones.

La aplicación de este reduce el Índice de Precios del Valor Agregado en 9.1% y el Índice de Precios de la Oferta Total en 6.8%, por lo que se descarta que sea una fuente de presiones inflacionarias.

Para finalizar ambas entidades académicas pronosticaron que de no tomarse las medidas pertinentes, el PIB de este año seguirá siendo débil, ubicándose entre el 1.6% y el 2.3%.

IDIC