En un intento por superar la desigualdad y la pobreza en México estructuralmente, el vicepresidente del Senado, Luis Sánchez Jiménez, planteó la creación de la Secretaría de la Economía Social y Solidaria cuyo objetivo sería planificar, integrar y regular una política programática y un sistema público en los tres órdenes de gobierno con un financiamiento suficiente para dar impulso a este sector.

“Impulsar la economía social garantizaría el crecimiento del Producto Interno Bruto y contribuiría a generar los equilibrios regionales e intersectoriales, abordando así las causas de los problemas estructurales de la macroeconomía, desde una visión orgánica que promueva un desarrollo social más justo y equilibrado”, sostuvo.

Para ello el perredista plantea reformar las leyes Orgánica de la Administración Pública Federal, de la Economía Social y Solidaria, la General de Desarrollo Social y la de Sociedades Cooperativas, a fin de impulsar la economía desde la autogestión de los trabajadores, una economía social, colaborativa e idónea para generar empleos formales y dignos, de manera que la desigualdad y la pobreza sean combatidas y superadas estructuralmente y no desde una visión asistencialista ineficaz, “financieramente derrochadora y políticamente perversa”.

Explicó que el financiamiento de la nueva secretaría no constituiría un esfuerzo presupuestal adicional a los recursos que el Estado, ya destina a diversas instituciones que invierten en el sector, por lo que sería el Congreso de la Unión quien analice y determine el financiamiento definitivo de la nueva institución.

“La Secretaría de Economía tendría a su cargo sólo a las empresas del sector privado cuyo objeto económico es diametralmente opuesto a las del sector social, en tanto que estas últimas estarían bajo la potestad y fomento de la Secretaría de Economía Social y Solidaria”, detalló.

Sánchez lamentó que desde hace tres décadas en México las autoridades se hayan empeñado en debilitar a la economía social, mientras que en el resto del mundo se le ve como una herramienta para fortalecerse, por lo cual destacó la importancia de la economía social en el desarrollo del país, al tratarse de relaciones de cooperación, solidaridad y reciprocidad en el marco de actividades en esta materia.

Reconoció que si bien en 2012 se creó el Instituto Nacional de la Economía Social (INAES), responsable del fomento al sector social de la economía como uno de los pilares del desarrollo económico del país, los encargados de la política pública diseñaron un sistema asistencial para combatir la pobreza, que en realidad es utilizado con fines políticos y electorales.

Crónica