En una economía subdesarrollada como la nuestra, los sectores de menor productividad suelen generar la mayor parte del empleo, mientras que los sectores de mayor productividad, por esta misma razón, tienden a generar porcentajes muy reducidos del empleo. Así, en Nicaragua, los sectores agropecuario, comercio y servicios sociales y personales, cuya productividad como porcentaje de la productividad media de la economía es la más reducida, generan el 75.9% del empleo total.

 

01Pero incluso en sectores de mayor productividad media, existe un porcentaje importante de empleos de muy baja productividad.

El actual modelo de crecimiento del país descansa en una estructura productiva en donde en la mayor parte de las ramas y sectores – en unos más que en otros – coexisten algunos segmentos relativamente mayor productividad, que generan el denominado empleo formal, que es la menor parte del empleo, mientras la mayor parte del empleo es generado por unidades económicas de sobrevivencia que genera la propia población, sin acceso a los recursos, para sobrevivir

Sobre la base de esta configuración estructural de nuestras economías, surgió la definición de empleos informales segun la productividad de los mismos.

Según esto, los empleos informales son empleos de muy baja productividad generados por microunidades con una disponibilidad muy baja o nula de capital – incluyendo capital humano – y tecnología,  con acceso nulo o muy reducido a recursos financieros o de otro tipo. La bajísima productividad de los mismos se deriva, precisamente, de la baja dotación de capital físico y humano y tecnología por trabajador. Se trata básicamente de empleos que genera la propia población para sobrevivir.

La aplicación empírica de la definición de informalidad de acuerdo a la productividad de los empleos, que históricamente ha sido utilizada por la OIT, se ha relacionado con (i) el tipo de trabajo (asalariado, autoempleo), (ii) el tipo de unidad económica (micro, pequeña o mediana y grande, sector público), (iii) calificación de los trabajadores.

A raíz de esta práctica dividimos la población trabajadora en 7 grupos:

  1. empleadores
  2. Trabajadores asalariados en las empresas privadas pequeñas, medianas y grandes
  3. Trabajadores asalariados del sector público
  4. Trabajadores asalariados en micro unidades.
  5. trabajadores por cuenta propia calificados.
  6. trabajadores por cuenta propia no calificados y
  7. Trabajadores sin pago

Para implementar esta clasificación se incluyen como no calificados los individuos sin grado de educación terciario o superior y se definen como micro las unidades con 5 o menos personas ocupadas. Dado que un individuo puede tener más de un trabajo, se aplica la clasificación sólo a su ocupación principal.

Así se llega a la siguiente definición la informalidad laboral  según la productividad de los empleos: se consideran como informales os empleos generados por micro-unidades que emplean 5 o menos personas en alguna de las siguientes categorías: (i) trabajadores por cuenta propia no calificados, (ii) asalariados de estas micro-unidades o (iii) trabajador sin pago (generalmente familiares).

La informalidad laboral se relaciona estrechamente con el empleo por cuenta propia. Sin embargo, excluimos los trabajadores por cuenta propia con un grado de educación terciaria o superior. El grupo de trabajadores por cuenta propia con grados educativos superiores está compuesto principalmente por profesionales y técnicos generalmente con alta productividad e incorporado plenamente a la economía moderna.

De hecho, los profesionales autónomos suele estar en el grupo con los más altos ingresos en muchos países de la región, aunque representan un porcentaje reducido de la fuerza laboral.

El grafico muestra los porcentajes de empleo informal en la región, de acuerdo a las Encuestas de Hogares. Puede apreciarse que Nicaragua según los datos de la EMNV 2009 se encuentra entre los países con mayor grado de informalidad laboral (65%), de acuerdo a esta definición – aunque hay que hacer notar que según la ECH el grado de informalidad en el país alcanza al 70% del empleo total.

02

Obsérvese que, según la categoría ocupacional, la mayor parte absoluta de los trabajadores informales está representada por los trabajadores por cuenta propia y los trabajadores sin pago (fundamentalmente familiares), aunque también una fracción notable de asalariados son informales – aproximadamente un 40%.

Obsérvese también que, en el IV Trimestre de 2012, al cual corresponden los datos, el número de asalariados formales ascendió a 647 miles, mientras que el promedio de afiliados activos al INSS en ese periodo fue de 637.5 miles, lo cual parece confirmar el hecho de que el sistema público de seguridad social de acuerdo a su diseño, tiende a cubrir, principalmente, a los asalariados del sector formal.

03

Por otra parte, si recordamos que solo 155.5 miles de asalariados devengaban un ingreso superior al mínimo exento, esto significa que aproximadamente solo el 24% de los asalariados del sector formal tenían un ingreso que superaba el mínimo exento, lo cual es un indicativo del reducido nivel de los salarios en este sector. Esto puede interpretarse en el sentido de que el elevado nivel de subempleo presiona a la baja el nivel de los salarios, y los ingresos laborales en su conjunto.

04

La magnitud del empleo informal s aplastante.De acuerdo a la ECH, el 70% del Empleo Total puede catalogarse como informal. En terminos de sexo, el 75.6% del empleo de las mujeres y el 65.5% del empleo de los hombres es informal.

05

Las mujeres representan un porcentaje mayor del empleo informal que los hombres entre los asalariados, trabajadores por cuenta propia y trabajadores sin pago, y estas categorías de empleo informal corresponden al 73.6% de todas las mujeres ocupadas.

060709

Los datos anteriores muestran que los trabajadores por cuenta propia y trabajadores sin pago corresponden estrechamente con empleo informal, e incluso una fracción no despreciable del empleo asalariado. Por tanto, el aumento en la participación del empleo por cuenta propia y de los trabajadores sin pago representa un ¨proxi¨ del incremento en el grado de informalidad.

1213

10

El hecho de que el empleo se genere

mayoritariamente en sectores y actividades de muy baja productividad, y que incluso al interior de  sectores de productividad más elevada exista una importante peso de los empleos de baja productividad, se traduce en que el peso del subempleo sea muy elevado. 

14

Por otra parte, el empleo informal está estrechamente asociado al subempleo, aunque ambos conceptos no coinciden exactamente, pero un alto grado de subempleo es indicativo de una elevada informalidad. La tasa de subutilización laboral (la tasa de subempleo más la tasa de desempleo ampliada) abarca poco más de la mitad de la fuerza de trabajo ocupada masculina y más del 60% de la fuerza de trabajo ocupada femenina.Las tasas de subutilización laboral son más elevadas para los jóvenes, y especialmente para las mujeres jóvenes.

1617

15

Si el país no realiza un esfuerzo verdaderdamente extraordinario por reestructurar su modelo de crecimiento, esto es, la estructura de la producción y el empleo,  y su inserción internacional, de manera que el crecimiento de la fuerza de trabajo a que da lugar el bono demográfico y de genero sea absorbido, de manera creciente, por empleos decentes, esto es, de cada vez mayor calidad, productividad y remuneración, se corre el riesgo de arribar a la fase de envejecimiento en condiciones de absoluta incapacidad de hacer frente a los inmensos desafíos que conlleva esa fase.

Talvez estas cifras le ayuden a entender porque es tan grave, desde el punto del derecho ciudadano a acceder a la informacion publica, porque es tan grave que el INIDE haya dejado de publicar las bases de datos de la ECH, y porque el que los medios y otros hayan dejado pasar ese hecho sin una protesta de primer orden, contribuyo a que ello pasas en silencio.

Tiempo de Crisis