La economía nicaragüense mostró el año pasado un desempeño positivo, caracterizado por el crecimiento del 4,9 por ciento (4,6 por ciento en 2014) de los diversos indicadores, entre ellos el empleo, la estabilidad de precios, la sostenibilidad fiscal y la sanidad del sistema financiero, refirió este martes el presidente del Banco Central, Ovidio Reyes, al presentar el Informe Anual 2015 de la institución a la Asamblea Nacional.

En cuanto a la dinámica de precios, la inflación acumulada registró el nivel más bajo de los últimos seis años, ubicándose en 3,05 por ciento a diciembre 2015 (6,48 por ciento diciembre 2014). Este resultado se debió principalmente al traslado de los bajos precios internacionales del petróleo y de los alimentos, hacia el resto de precios de la economía doméstica.

La conducción de la política monetaria garantizó la convertibilidad del córdoba al tipo de cambio establecido, niveles adecuados de Reservas Internacionales respecto a Base Monetaria (BM) y condiciones adecuadas de liquidez.

A continuación la nota de prensa del BCN:

El Presidente del Banco Central de Nicaragua (BCN), Ovidio Reyes, en uso de sus facultades, y de acuerdo a lo establecido en el Artículo 138 numeral 29 de la Constitución Política de la República de Nicaragua, presentó el 5 de abril de 2016 ante la Asamblea Nacional, el Informe Anual 2015, destacando que durante el periodo en referencia, la economía nicaragüense mostró un desempeño económico positivo, caracterizado por el crecimiento de la actividad económica y el empleo, estabilidad de precios, sostenibilidad fiscal y sanidad del sistema financiero. Lo anterior, en un contexto de bajos precios internacionales del petróleo, que coadyuvó al buen desempeño de la actividad económica, mientras que la tendencia a la baja en los precios de materias primas, afectó la dinámica del sector exportador nacional.

El BCN señaló en el Informe Anual que la actividad económica creció 4.9% en 2015 (4.6% en 2014), impulsada por la demanda interna, tanto formación bruta de capital como consumo. Por el enfoque de la producción, las respuestas provinieron principalmente de las actividades de servicios y comercio, construcción y agrícola, los que determinaron la evolución de la economía nicaragüense. Así, los mayores aportes al crecimiento económico provinieron de servicios y comercio con 2.7 puntos porcentuales, seguido de la actividad de construcción con 1.3 puntos porcentuales, y las actividades agricultura, pecuario y silvicultura con 0.6 puntos porcentuales.

Por su parte, el salario y el empleo continuaron mostrando una evolución positiva y sostenida, consistente con el desempeño del PIB. Por el lado del salario nominal promedio de los afiliados del INSS, se reflejó un crecimiento de 6.3% (2.2% en términos reales),asociado a los ajustes salariales otorgados durante el año, en particular a los trabajadores de los sectores de educación y salud. En tanto, la afiliación al INSS, estuvo en línea con la dinámica económica, registrando un promedio de 773,409 personas, lo que representó un crecimiento del empleo formal de 8.9% (5.4% en 2014), el más alto de los últimos siete años.

En cuanto a la dinámica de precios, el Presidente del BCN, señaló que la inflación acumulada registró el nivel más bajo de los últimos seis años, ubicándose en 3.05% a diciembre 2015 (6.48% a diciembre 2014). Este resultado se debió principalmente al traslado de los bajos precios internacionales del petróleo y de los alimentos, hacia el resto de precios de la economía doméstica. Asimismo, contribuyeron a la estabilidad de precios el esquema cambiario de devaluaciones preanunciadas de 5.0% anual; el abastecimiento adecuado de alimentos en el país; y la continuidad de la política de subsidios del gobierno.

Asimismo, el desempeño del Sistema Financiero Nacional (SFN) fue positivo, destacándose una expansión y comportamiento estable del crédito. De este manera, la cartera bruta registró un crecimiento de 23.0%, cerrando el año con un saldo de C$122,205.8 millones. Con relación al crédito por actividad económica, las mayores ponderaciones se registraron en las carteras comercial (35.4%), consumo (25.6%) e industrial (13.6%). Por el lado de los depósitos, se observó un crecimiento desacelerado de 13.9% al cierre del año. El desempeño del crédito y de los depósitos se dio en un contexto de niveles de rentabilidad, solvencia y adecuación de capital estables.

Finalmente, se indicó que la conducción de la política monetaria garantizó la convertibilidad del córdoba al tipo de cambio establecido, niveles adecuados de Reservas Internacionales respecto a Base Monetaria (BM) y condiciones adecuadas de liquidez. Lo anterior permitió una acumulación de Reservas Internacionales Netas Ajustadas (RINA) de US$232 millones, mientras que las Reservas Internacionales Brutas (RIB) ascendieron a US$2,492.3 millones, 9.5% por encima del nivel observado en 2014, para una cobertura a fin de año de RIB a BM de 2.3 veces, y de 5.1 meses de importaciones, reguardando así la credibilidad y solidez del régimen cambiario vigente.

La voz del sandinismo