La Organización Mundial del Comercio (OMC) ratificó un fallo favorable para la Argentina y contra la Unión Europea por los aranceles antidumping que impone el bloque a las importaciones de biocombustible nacional.

La decisión ratificada ahora había sido tomada en marzo y desde entonces llevó oxígeno a la industria de biocombustibles local, que nunca pudo recuperarse del golpe que implicaron las restricciones impuestas en el 2012 por el bloque.

La Argentina, uno de los mayores exportadores mundiales de biodiésel, había descrito las medidas de la UE como proteccionistas y dijo que costaron casi 1.600 millones de dólares en ventas perdidas por año.

La UE argumentó que Argentina estaba cometiendo “dumping” al vender su biodiésel por debajo del costo de la producción, lo que perjudicaría a los productores del bloque, pero perdió en el dictamen inicial de la OMC emitido en marzo.

A mediados de septiembre, una corte de la Unión Europea emitió también una serie de decisiones que anulan los aranceles por dumping que afectaban a exportadores de biodiésel argentinos.

El director general de la Cámara de Biocombustibles (Carbio), Víctor Castro, indicó en diálogo con ámbito.com “esperamos que la Unión Europea se ajuste a derecho lo antes posible para que podamos retomar el comercio en forma justa, aunque dispone de un tiempo para adecuarse a la resolución que podría ser excesivo”.

“El objetivo es dejar afuera a la Argentina por cualquier medio, por el mayor tiempo posible y con una causa totalmente injustificada”, enfatizó. Explicó que la Unión Europea deberá calcular el dumping teniendo en cuenta los costos de producción informados por las empresas, y no con valores estimados por el bloque.

Consultado sobre la magnitud del negocio, Castro señaló que cuando se implementaron las medidas antidumping en 2013 se estaba exportando unos u$s 1.600 millones pero que “ahora es imposible estimar cuánto se podrá vender debido a la caída de los comodities y a que el bloque está comprando en otros orígenes”.

“El daño fue muy grande, llegó en el momento que la industria nacional estaba en pleno despegue, con importantes inversiones”, destacó y agregó: “siempre dijimos que fue una medida injustificada y ahora los fallos en contra de la UE lo están demostrando”.

A mediados de septiembre, una corte de la Unión Europea emitió una serie de decisiones que anulan los aranceles por dumping que afectaban a exportadores de biodiésel argentinos, que de confirmarse permitiría a la industria local retornar a ese mercado.

Luego que en noviembre de 2013 la UE impusiera “un derecho antidumping injustificado y arbitrario sobre los envíos nacionales” el mercado europeo para las exportaciones de biodiesel argentino se vio en la práctica cerrado, siendo la Argentina a la fecha el principal abastecedor de ese mercado.

En consecuencia, Carbio y la Cancillería argentina iniciaron de manera conjunta acciones legales tanto a nivel de la OMC como ante la Corte General de Justicia de la UE en Luxemburgo, entendiendo que el cálculo realizado para determinar la existencia de dumping se basó en la construcción errónea del valor normal de las exportaciones nacionales, alterando de esa forma las conclusiones sobre el daño y su relación causal.

En primera instancia el Panel conformado ante la OMC para esta disputa confirmó en marzo de 2016 la ilegalidad de la medida impuesta por la Comisión Europea. Esto causó la inmediata apelación de la medida por parte de la UE ante el Órgano de Apelaciones de la OMC.

De manera paralela las empresas nacionales afectadas realizaron una demanda ante la Corte General de Justicia de la UE, alcanzado el 15 de septiembre de este año, un fallo igualmente favorable.

La máxima autoridad en disputas comerciales en el ámbito multilateral confirmó el Informe Final en primera instancia del Panel, obligando a la UE a retrotraer su medida y ajustarse a derecho, sin existir nueva instancia de apelación en este ámbito.

“Este hito legal ratifica el camino definido y ejecutado por la Cancillería y la industria exportadora de contrarrestar las medidas proteccionistas europeas que han sido declaradas ilegales por el máximo tribunal de Comercio, y se insta a la UE para que tome las medidas correspondientes lo antes posible a fines de acatar el fallo y restablecer el comercio de biodiesel sobre la base de prácticas leales y de libre competencia. Medida que en definitiva beneficiará al consumidor europeo”, destacó Carbio a través de un comunicado.

Ámbito