Las actividades de Mossack Fonseca y otra docena de firmas panameñas de abogados fueron supervisadas por las autoridades del país antes de la publicación de los papeles de Panamá, en el marco de una nueva ley antiblanqueo que regula a los sujetos no financieros, indicaron hoy fuentes oficiales.

Las actividades de Mossack Fonseca y otra docena de firmas panameñas de abogados fueron supervisadas por las autoridades del país antes de la publicación de los papeles de Panamá, en el marco de una nueva ley antiblanqueo que regula a los sujetos no financieros, indicaron hoy fuentes oficiales.

“Por la confidencialidad que la ley me impone, no puedo dar información específica sobre los hallazgos, pero puedo decirles que se consensuó un plan de acción (para cada uno de los bufetes), que está en desarrollo y que tiene un término para ser aplicado”, dijo la nueva titular de la Intendencia de Supervisión y Regulación de Sujetos No Financieros, Carlamara Sánchez.

Si las empresas no cumplen con dicho plan de acción, “iniciaremos el proceso sancionatorio”, indicó en una rueda de prensa la nueva intendente, que sustituye en el cargo a Francisco Bustamante, quien renunció el pasado marzo.

El organismo que preside Sánchez empezó a funcionar en abril de 2015 y su creación fue una de las exigencias del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) para sacar a Panamá de una lista gris en la que se encuentran una docena de países que presentan deficiencias en la lucha contra el lavado de dinero y la financiación del terrorismo.

Panamá fue incluida en este listado en julio de 2014 y consiguió salir en febrero pasado.

El objetivo de la Intendencia es verificar que 16 industrias, que comprenden cerca de 30.000 empresas, cumplen con dos leyes: la 23, conocida como “Ley Antiblanqueo”, y la 2, bautizada como “Conoce a tu cliente”.

“Ambas leyes tienen un denominador común: la prevención del blanqueo de capitales. Buscamos que se verifique la debida diligencia del cliente y la identificación del beneficiario final”, precisó la funcionaria.

El organismo tiene potestad para imponer sanciones, que oscilan entre los 5.000 y un millón de dólares, y para ordenar la cancelación temporal o la suspensión definitiva de la licencia de operación, aclaró Sánchez.

Entre las industrias que regula la Intendencia las casas de remesas, las casas de empeño, los casinos, las zonas francas, las inmobiliarias, las tiendas de autos o las firmas de abogados como Mossack Fonseca.

A raíz del escándalo, la entidad inició el pasado 8 de abril una “supervisión especial” al bufete epicentro del escándalo, en conjunto con otras agencias como la Superintendencia de Bancos y la Superintendencia del Mercado de Valores, precisó la funcionaria.

“La leyes no son retroactivas, pero hay una particularidad para los agentes residentes. Si una firma de abogados se mantiene hoy por hoy como agente residente de sociedades anteriores a la ley, la Intendencia puede entrar a supervisar y verificar que la información del clientes esté actualizada”, afirmó Sánchez.

La Intendencia, la única que existe como tal en América, está adscrita al ministerio de Economía y Finanzas y forma parte de una entidad más grande, la Unidad de Análisis Financiero (UAF), sostuvo la funcionaria.

Panamá América

‘Caso Mossack Fonseca deja en evidencia justicia selectiva’, Ángel Calderón

“La evasión fiscal en Panamá se castiga con el pago de hasta diez veces más de lo que no se pagó al fisco y hasta se aplican privación de libertad”, dijo Calderón al argumentar que lo que quiso decir la procuradora es que no es competencia del Ministerio Público al no estar tipificada esta conducta en el código penal.

La justicia selectiva ha dejado de ser un tema de percepción, así lo señaló Angel Calderón, ex fiscal y ex director del Sistema Penitenciario al referirse a la forma como el Ministerio Público ha llevado a cabo la investigación contra la firma de abogados Mossack y Fonseca por el escándalo de los papeles de Panamá.

Calderón indicó que hay casos de ex funcionarios que por casos menores al que está en la palestra público se les ha detenido y hasta confiscado sus bienes.

Comentó que la designación de Javier Caraballo en la fiscalía especializada encargada de investigar este caso es con el propósito de buscar un culpable de no lograrse los resultados esperados por la comunidad internacional que fue desde donde se originó la publicación del escándalo al que denominaron los “Panama Papers”.

Cuestionó el hecho de que la procuradora haya dicho en entrevista a un canal internacional de noticias, de que la evasión fiscal no es un delito, ya que deja una mala imagen para el país, porque da a entender que este acto ilegal es impune en Panamá.

“La evasión fiscal en Panamá se castiga con el pago de hasta diez veces más de lo que no pagó al fisco y hasta se aplican privación de libertad”, dijo Calderón al argumentar que lo que quiso decir la procuradora es que no es competencia del Ministerio Público al no estar tipificada esta conducta en el código penal.

El ex funcionario también se unió a las voces que consideraron que la decisión de allanar las oficinas de la firma de abogados Mossack Fonseca fue muy tardía, ya que le da pie para que se pierdan pruebas.

El delito que está tratando de acreditar el fiscal Javeir Caraballo, es por blanqueo de capitales; luego de 27 horas de allanamiento no se encontraron evidencias que incriminen a los representantes del bufete en la comisión de algún delito.

Panamá América

Dibujo

 

Evasión fiscal puede tener un “tremendo efecto negativo” en lucha contra la pobreza, advierte Banco Mundial

 

La evasión fiscal a través de paraísos fiscales, bajo la lupa internacional tras la investigación “Panama Papers”, puede tener un “tremendo efecto negativo” en los esfuerzos del Banco Mundial para combatir la pobreza, dijo este jueves su presidente Jim Yong Kim.

“Cuando se evaden impuestos, cuando los bienes estatales son extraídos hacia estos paraísos (fiscales), todas esas cosas pueden tener un tremendo efecto negativo en nuestra misión de acabar con la pobreza y propulsar la prosperidad”, dijo Kim durante una rueda de prensa en Washington.

“Esto es una gran, gran preocupación”, señaló al margen de las reuniones de primavera (boreal) del ente de desarrollo y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Kim dijo que el flujo ilegal de dinero y activos es “muy perjudicial” para los países, pero también advirtió a quienes evaden impuestos que su espacio es cada vez más reducido.

“La transparencia no retrocederá, el mundo solo será más y más transparente a medida que avanzamos”, dijo Kim.

Kim dijo que los líderes de países en desarrollo regularmente piden ayuda al Banco Mundial para rastrear el flujo de dinero desviado, sea para evadir impuestos o producto de la corrupción, en un claro mensaje a quienes incurren en estas prácticas.

“Solo les diría: tengan cuidado”, dijo.

La investigación de los llamados “Panama Papers”, atañe a un gran número de documentos sobre compañías anónimas en paraísos fiscales creadas por la firma panameña de abogados Mossack Fonseca para personalidades en todo el mundo y que fueron filtrados a medios de prensa internacionales generando un escándalo.

Esto ha desatado una nueva cruzada internacional para acabar con los sistemas que permiten la evasión fiscal alrededor del mundo.

Andes

 

Banco JP Morgan/Chase y EU convirtieron a Panamá en paraíso narcofiscal: desde el general Noriega hasta Mossack Fonseca. Por Alfredo Jalife

Antecedentes: Según la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA, por sus siglas en inglés), Panamá rompió con España en 1821 y se unió a la República de la Gran Colombia, constituida además por Ecuador y Venezuela.

Cuando la República de la Gran Colombia fue disuelta en 1830, Panamá permaneció como parte de Colombia y con el apoyo (¡supersic!) de Estados Unidos (EU), Panamá se separó de Colombia en 1903 y firmó de inmediato un tratado con EU para permitirle la construcción de un canal, otorgándole soberanía (sic) a EU sobre una franja de territorio a los dos lados de la zona del Canal de Panamá, que fue construido por el Cuerpo de Ingenieros del Ejército estadunidense entre 1904 y 1914.

Hechos: La situación del país centroamericano/caribeño –75 mil 420 km2 (equivalente a Zacatecas) y una población de 3.6 millones– es estratégicamente privilegiada: es bioceánica y conecta a Sudamérica con Norteamérica.

Cien años más tarde, dos competidores geoeconómicos, EU y China, son los principales usuarios del canal, que inició su proyecto de expansión en 2007 y deberá ser completado este año a un costo de 5 mil 300 millones de dólares: entre 10 y 15 por ciento de su PIB, lo cual duplicará su capacidad.

Según la CIA, su vigoroso desempeño económico no se ha traducido en una prosperidad ampliamente compartida, ya que Panamá ostenta el segundo peor (sic) ingreso de distribución en Latinoamérica: cerca de una cuarta parte de la población vive en la pobreza.

Obvio: el narcolavado y la evasión fiscal de los paraísos fiscales no fueron diseñados para beneficiar a sus poblaciones, sino primordialmente a los banksters de Wall Street y La City.

Ed Vulliamy, del rotativo británico The Guardian, señala que a principios del siglo XX el “Estado panameño fue originalmente creado para funcionar en representación de los ricos y egoístas de este mundo (http://goo.gl/Lyv3qf)”. A juicio de Vulliamy, Panamá fue creada por EU debido a puras razones comerciales egoístas cuando se percibía la inminente caída de Gran Bretaña (GB) con su gran imperio global y el ascenso del nuevo imperio estadunidense.

El escritor Ken Silverstein desmonta en Vice a la blanqueadora firma legal Mossack Fonseca que “trabaja (sic) con oligarcas, narcolavadores y dictadores”: los vehículos de escape de los banqueros asaltantes (http://goo.gl/xZLkvR). La pestilente firma legal Mossack Fonseca fue fundada en Panamá por el alemán Jürgen Mossack y el panameño Ramón Fonseca.

El novelista y hoy narcolavador Ramón Fonseca –otro novelista, el propagandista neoliberal Mario Vargas Llosa fue atrapado in fraganti en Los papeles de Panamá– fue consejero ministro del presidente Juan Carlos Varela y presidente (sic) del Partido Panameñista en el poder: puestos a los que renunció por su vinculación con el lavado brasileño Petrolao-Operation Car Wash.

Fonseca se graduó en la London School of Economics. ¡La fétida conexión británica! El padre de Jürgen Mossack proviene de las filas nazis y ofreció sus servicios a la CIA para espiar a Cuba. Luego Jürgen trabajó de abogado en Londres (¡supersic!) antes de regresar a Panamá a montar su fétida firma legal, con oficinas en 44 países, que blanquea en varios paraísos fiscales: Bahamas, Chipre, Hong Kong, Suiza, Jersey, Luxemburgo y las Islas Vírgenes Británicas (sic) y, en forma perturbadora, en EU (sic), específicamente en Wyoming, Florida y Nevada.

Por cierto, en uno de mis viajes a Luxemburgo descubrí el narcolavado del ex presidente Miguel de la Madrid Hurtado, lo cual valió mi expulsión de una publicación local. ¡Hilarante!

En forma aterradora, Silverstein denuncia que la firma Truman Used Auto Parts en Kansas City y Missouri movían dinero para Al Qaeda. ¡Superuf! Silverstein afirma que en 1903, Theodore Roosevelt creó al nuevo país de Panamá en “representación de varios grupos bancarios de EU, entre ellos JP Morgan (nota: todavía no se fusionaba con el Chase de los Rockefeller) nombrado su agente fiscal oficial. ¡No, bueno!

Hoy Panamá es uno de los principales centros financieros del mundo y cuenta con más de 110 bancos (más que el “México neoliberal itamita”) y a partir de los años 70 se posicionó como un paraíso de narcolavado y evasión fiscal, donde el secreto bancario es de rigor, lo cual atrajo las cuentas espurias de tres tiranos: el filipino Ferdinand Marcos, el haitiano Baby Doc Duvalier y el chileno general Augusto Pinochet Ugarte.

El negocio del narcolavado cobró auge cuando el general Manuel Noriega arrebató el poder en 1983 y se asoció con el cártel de Medellín. Noriega, uno de los instrumentos criminales del nepotismo dinástico de los Bush, se encontraba en la nómina de la CIA y cayó de la gracia de EU cuando se opuso al derrocamiento del gobierno sandinista en el vecino Nicaragua, lo cual desembocó en la invasión de los marines en 1989 y restituyó el poder a las añejas élites bancarias herederas del legado de JP Morgan.

Se recuerda que hoy JP Morgan-Chase es el banco que concentra la mayor cantidad de los especulativos derivados financieros que operan justamente desde los paraísos fiscales del G-7.

Silverstein comenta que Nevada se ha convertido en el centro de operaciones de especuladores, bandidos de trasnacionales, evasores fiscales y estafadores de Internet. Los banqueros esclavistas Rothschild, que controlan al maligno megaespeculador George Soros, establecieron un paraíso fiscal multimillonario en Reno (Nevada).

Andrew Penney, director de Rothschild & Co., se refocila que EU sea ahora el mayor paraíso fiscal del mundo (http://goo.gl/TfaY2i). Por cierto, el prófugo israelí-mexicano-beliceño David Nanes Schnitzer, ex presidente de Stanford Group México, fue detenido en Belice, otro paraíso fiscal, por un supermillonario fraude perpetrado a 3 mil 500 mexicanos.

El breve ex canciller foxiano Castañeda Gutman, vinculado a George Soros, formó parte del Consejo de Administración de Stanford que blanqueaba al cártel del Golfo, según la Oficina Federal de Investigaciones de EU (FBI, por sus siglas en inglés) (http://goo.gl/XHc6aG).

Panamá se jacta de tener el mayor crecimiento económico de todo el continente americano: el año pasado fue de 6 por ciento, con un PIB de 82 mil 180 millones de dólares y un per cápita de 20 mil 900 dólares (superior al de México).

Según Nicholas Shaxson, autor del libro Islas del tesoro: paraísos fiscales y los hombres que robaron al mundo (http://goo.gl/T0VMie), GB opera una red global de territorios ultramar y dependencias de la Corona que incluyen algunos de los mayores paraísos fiscales. Ya hasta Alemania amonestó a GB por su excesivo lavado en los paraísos fiscales, del que no se salva su vilipendiado primer ministro, David Cameron.

Conclusión: Después del lanzamiento de la bomba atómica financiera de Los papeles de Panamá –operado por EU y sus antenas: USAID, Fundación Ford y George Soros (http://goo.gl/WmGfLa)– es probable que Panamá sea sacrificada en el altar de los banksters de Wall Street, quienes necesitan redireccionar los 40 billones de dólares esparcidos en más de 50 paraísos fiscales que controla el G-7, para llenar sus agujeros negros financieros cuando han empezado a estallar sus especulativos derivados financieros. Se trata de un reflujo masivo de capitales operado por los bank sters de Wall Street.

Telesur

Sobre Paraísos Fiscales y sociedades «offshore»

Las filtraciones conocidas, recientemente, a partir de los llamados Panamá Papers, dejan al desnudo la verdadera naturaleza parasitaria, saqueadora y delictiva del sistema financiero internacional.

Mientras a los trabajadores del mundo se les impone el ajuste y liberalización como única opción, el sistema financiero pone a disposición de las grandes fortunas una estructura estatal, bancaria y jurídico-contable que permite la fuga o blanqueo de sus capitales.

Se puede afirmar, entonces, que el sistema financiero internacional está al servicio de la rentabilidad del capital trasnacional, rentabilidad obtenida a través de la explotación del trabajo y el saqueo de los bienes comunes a lo largo y ancho del Planeta.

Según la organización no gubernamental OxfamIntermon “en 2015, sólo 62 personas poseían la misma riqueza que la mitad más pobre de la Humanidad. La riqueza en sus manos se ha incrementado en un 44 por ciento en apenas cinco años y, por supuesto, todos clientes de paraísos fiscales”. Esta es una práctica muy conocida y frecuente entre millonarios y empresas transnacionales.

Por lo tanto, no puede sorprender que el Presidente Mauricio Macri esté involucrado en el affaire Panamá, como director de una sociedad “offshore” radicada en Bahamas, un paraíso fiscal, en tanto pertenece a uno de los grupos económicos nacionales más beneficiados por las políticas neoliberales aplicadas en el país a partir del golpe de 1976.

Desde ATTAC –CADTM Argentina reiteramos la denuncia que, desde nuestros orígenes, venimos efectuando en contra de la liberación de los mercados financieros. Sostenemos en ese sentido que las operaciones realizadas en “paraísos fiscales” y con sociedades “offshore” son ilícitas y deben ser castigadas.

Es preciso acabar con este entramado de paraísos fiscales, con las entidades bancarias especializadas en la gestión de fortunas, que actúan en nuestros países y con toda la “industria” al servicio de la evasión fiscal y el blanqueo de capitales. Sólo la denuncia, la movilización y organización del campo popular podrá terminar con este flagelo y transitar hacia una sociedad más justa y solidaria.

CADTM