El viceministro de Ganadería, Marcos Medina se refirió en Radio Nacional a datos sobre la microproducción ganadera, que presentó este jueves durante un evento organizado por la Asociación Rural del Paraguay.

El representante de la cartera de Estado destacó la relevancia económica de los microtenedores de ganado, familias rurales que poseen hasta 20 cabezas. Señaló que actualmente las familias microproductoras del sector ganadero ascienden a 94 mil, de las cuales 65 mil tienen menos de 5 cabezas.

Manifestó que el sector tiende a perderse de vista pero los números demuestran que los ingresos generados superan inclusive al pujante sector del sésamo. “Estas 94 mil familias reciben en total al menos 114 millones de dólares por año en la venta de productos pecuarios, lo que genera un impacto muy importante. Para poner en contexto, comparó al sector del sésamo que beneficia a 43 mil familias, la mitad de lo que beneficia la ganadería familiar, generando ingresos 45 millones de dólares”, indicó el funcionario.

“Estas familias tienen a la ganadería como un seguro social, están fuera del área de pobreza porque tienen a través de la ganadería una oportunidad y la herramienta para enfrentar sus necesidades sociales a través del trabajo digno”, agregó. Apuntó que la microtenencia constituye actualmente un programa de reducción de pobreza, por lo que el Gobierno trabaja para potenciar el sector a través de la transferencia de tecnología, que permita a las familias producir más.

“El problema que se tiene con los microtenedores es su bajo nivel de eficiencia, por eso queremos transferir la tecnología que permita a las familias producir más terneros que es su principal producto, un ternero al año puede significar estar o no en la franja de la pobreza”, señaló Medina al tiempo de indicar que unas 5500 familias se incorporan anualmente a la cadena de valor de la ganadería.

Destacó la alta efectividad de comercialización del ganado, por contar con un mercado seguro, precios estables y un nivel de industrialización del valor agregado de la carne. “El 99% del valor agregado que se le puede dar a la carne, se le está dando y este valor genera al menos 350 mil puestos de trabajo, iniciando en el campo donde esta el animal y terminando en el plato del consumidor, y en esa cadena están transportistas, mecánicos, estaciones de servicio, las industrias que absorben mano de obra, porque la industrialización de ganado se hace mano, una larga cadena”, aseguró el Viceministro.

Finalizó recalcando el alto impacto social y económico que representan las pequeñas fincas rurales para la reducción de la pobreza en Paraguay, ya que los microproductores son tan importantes como los macro, en la cadena de valor del sector carnico y con su actividad las familias permiten un economía más inclusiva.

Agencia de Información Paraguaya