Cerca de 2 millones dejaron de ser pobres en la última década en Bolivia, hasta 2005 el país más pobre de Sudamérica, y se alinearon en la tradicionalmente esmirriada clase media local, reveló el martes el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), en su informe nacional sobre desarrollo humano “El nuevo rostro de Bolivia, transformación social y metropolización”.

“Lo que refleja el informe es que en términos de condiciones económicas de la población realmente ha habido avances muy importantes; esta mejora de los ingresos laborales, esta salida de la pobreza de casi 2 millones de personas, pero creemos que esta agenda necesita ser complementada con mejoras en las condiciones del empleo”, dijo el  coordinador de este trabajo, Ernesto Pérez al destacar un informe que contempla 20 municipios principales del país.

Se trata, en concreto, del 17 por ciento de la población boliviana que abandonó el nivel de subsistencia en 10 años del gobierno del presidente Evo Morales.
En 2005, antes de que Morales asumiera el timón del Estado, 7 de cada 10 bolivianos (70% de la población de Bolivia) vivían en condición de pobreza y 3 de aquéllos vivían en situación indigencia.

De acuerdo con Pérez, en 2013 al menos el 56 por ciento de los bolivianos se encontraba en el estado medio de ingresos en el país.

“En términos reales, el ingreso de los trabajadores urbanos ha crecido en 44 por ciento, y ahí se explica mucho la reducción de la pobreza y de la ampliación de la clase media, y hoy hemos dejado de ser un país predominantemente pobre”, acotó.

Explicó que, con respecto de 2005, Bolivia tiene más personas empleadas y con mejores remuneraciones, pero un importante porcentaje de la población particularmente mujeres y jóvenes, sigue ocupando en empleos precarios.

La Población Económicamente Activa de Bolivia orilla los 6 millones entre 18 y 65 años.

A juicio de Pérez, la idea de generar empleos de mayor calidad no basta con mejores ingresos, sino con mejores condiciones integrales de los trabajadores.

Sin embargo, con una tasa de crecimiento promedio del Producto Interno Bruto (PIB) de 4 por ciento, el ingreso per cápita aumentó en más del 50 por ciento entre 2003 y 2013, “lo que coloca al país en una situación halagadora en materia de desempleo económico general”.

Entre 2005 y 2015 el PIB boliviano se multiplicó por 4, de 9.600 a 34.000 millones de dólares.

El País

Informe Nacional sobre Desarrollo Humano en Bolivia “El nuevo rostro de Bolivia TRANSFORMACIÓN SOCIAL Y METROPOLIZACIÓN” del PNUD

informe pobreza bol