La Asociación de Industriales levantó su voz de alerta nuevamente ante la posibilidad de que se aumente el impuesto a las empresas foráneas. Esta propuesta, a entender de los industriales, pondría en riesgo las ganancias del sector más productivo del País.

El presidente de la Comisión cameral de Hacienda, Rafael Hernández Montañez, dijo a EL VOCERO que evaluará un aumento al impuesto de las foráneas para negociar con los representantes que se opusieron en el pasado a la reforma contributiva.

Carlos Rivera Vélez, presidente de la Asociación de Industriales, dijo estar preocupado con la posibilidad de un aumento en este impuesto. Catalogó la propuesta como una “desenfocada y desacertada”.

“No podemos continuar imponiendo la carga principal del pago de impuestos al sector que más aporta a nuestra Isla en múltiples renglones. Nuestros líderes proponen añadir impuestos a aquellos sectores que al día de hoy cumplen con su responsabilidad contributiva” expresó Rivera Vélez en comunicado de prensa.

Añadió que esta discusión a nivel legislativo se da “sin la más mínima consideración al efecto que tendría, no solo a las foráneas, sino a todos los puertorriqueños que dependen del sector manufacturero”.

De acuerdo a información de la Asociación de Industriales, el sector manufacturero representa el 48 por ciento del producto interno bruto del País.

Pero Hernández Montañez ya sabe que la reforma contributiva no tuvo los votos cuando fue presentada inicialmente y, con toda probabilidad, tampoco los tendría ahora. Para eliminar la contribución sobre ingresos o planillas a cientos de contribuyentes, Hernández Montañez ha dicho que es necesario encontrar de dónde recaudar $600 millones.

Estas declaraciones, según la Asociación de Industriales, son “tropiezos que crean más incertidumbre y legislación que afecta la creación de empleos y tiene el efecto de promover que los inversionistas se sigan alejando”.

Rivera Vélez aseguró que mantener un sistema contributivo con un Impuesto de Valor Añadido (IVA) y el Impuesto de Ventas y Uso (IVU) crea un sistema híbrido complicado y difícil de fiscalizar. Aseguró que han presentado alternativas a la Legislatura.

“Decisiones apresuradas y apostando a las foráneas están motivadas por la simpatía y no consideran el efecto devastador que tienen en nuestra economía”, dijo Rivera Vélez. “Esto es exactamente lo que nos ha llevado a la presente encrucijada. El sector privado está dispuesto a buscar soluciones a la crisis. Lo que tenemos que hacer es sentarnos a trabajar juntos y dejar de dar palos a ciegas y seguir afectando al sector que produce los empleos y los impuestos”.

El Vocero