La economía cubana es, en buena medida, un misterio, debido a que una parte importante de sus datos, tales como el valor de sus exportaciones e importaciones, así como la deuda pública, entre otros, no se encuentran disponibles o actualizados.

El fallecimiento de Fidel Castro, quien se mantuviera por casi medio siglo dirigiendo los destinos de la isla, plantea nuevas preguntas sobre el curso que tomarán las políticas económicas y sociales del último gobierno comunista del hemisferio occidental.

Un acontecimiento al que se suma, además, la reactivación, después de más de cincuenta años de congelamiento, de las relaciones diplomáticas con Estados Unidos. Un proceso donde persiste, sin embargo, el bloqueo económico por parte del país del norte.

De hecho, se estima que las sanciones estadounidenses han provocado daños acumulados por más de $750,000 millones a la economía cubana.

El Economista presenta a continuación algunos datos de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) para comprender mejor el estado actual de la economía de Cuba.

 

El Economista