Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Reforma Laboral: las visiones en conflicto en los temas a zanjar por la Comisión Mixta. Por Juan Pablo Palacios

En octubre de 2015, el diputado socialista, Osvaldo Andrade, advirtió al Gobierno que era altamente probable que el desenlace de la Reforma Laboral en el Congreso se viera en una Comisión Mixta, instancia conformada por senadores y diputados. Esto revela que ya en ese minuto se vislumbraban las fuertes diferencias al interior de la Nueva Mayoría en materias claves como huelga y titularidad sindical, muy difíciles de zanjar.

Con el correr de los meses las divisiones se fueron acentuando y en enero de 2016 Andrade junto a otros diputados del sector más progresista del oficialismo volvieron a advertir a los ministros de Hacienda, Rodrigo Valdés, y del Trabajo, Ximena Rincón, del riesgo de llegar a Mixta, y ante ello plantearon preparar el camino para que en esa instancia se sellara el acuerdo político definitivo que diera viabilidad a la reforma.

En el intertanto, el Gobierno abrió una negociación con el eje de parlamentarios DC-PPD para evitar la Comisión Mixta y acelerar el despacho del proyecto. Sin embargo, ante las diferencias insalvables a finales de enero comenzó a tomar fuerza la realidad de la Mixta.

Hoy, tras las intervenciones en la Sala y el despacho de la Reforma Laboral desde el Senado la semana pasada, el llamado “cuarto trámite legislativo” ya es un hecho y se calcula para abril el cierre de este debate. A continuación los temas que se verían en Comisión Mixta y las posturas de cada bloque:

1. Negociación interempresa: “Voy a rechazar todo el tema porque creo que tiene que someterse a una Comisión Mixta, de tal manera que ahí se dé una salida y solución concreta”. De esa manera, el senador de la DC, Andrés Zaldívar, sepultó el destinó de la obligatoriedad de que el sindicato interempresa participe en la negociación colectiva. En la discusión en particular en el Senado, Zaldívar, Ignacio y Patricio Walker, y Manuel Antonio Matta, votaron en contra de este punto, sumándose al rechazo de la derecha. Dado este resultado, los legisladores que votaron a favor de esta figura anunciaron que repondrán la norma en la Comisión Mixta.

Desde el sector más moderado de la DC han planteado que una válvula de escape sería  que la negociación interempresa sea voluntaria al menos en las micro y pequeñas empresas. Asimismo, se ha formulado fijar murallas chinas para que esta figura sólo se concrete  en empresas de mayor tamaño.

La oposición, en tanto, se ha abierto a que la titularidad del sindicato interempresa opere en ciertas industrias de características similares.

Desde el Partido Socialista (PS), no obstante, por ahora se han cerrado a cualquier innovación que morigere la obligatoriedad del interempresa.

2. Adecuaciones necesarias: Por 29 votos a favor -Nueva Mayoría más todos los representantes de la oposición- y sólo el voto de rechazo de la senadora PPD y vicepresidenta del Senado, Adriana Muñoz, la Cámara Alta aprobó las adecuaciones necesarias en caso de huelga.

Pese al amplio respaldo, el PS planteó sus reparos a la propuesta, mientras el jefe de la bancada de diputados de ese partido, Manuel Monsalve, anticipó el martes la negativa a ese punto en el tercer trámite en la Cámara. “Los diputados socialistas no vamos aceptar el chantaje de 3 ó 4 senadores”, sostuvo, en alusión al rol jugado por senadores DC respecto al impulso de esta medida. La bancada del PC también adelantó su rechazo a esta materia, a lo que se sumarían también un grupo de diputados de la DC que coinciden en que las adecuaciones abrirían espacio al reemplazo interno. Esto inevitablemente llevaría a buscar un acuerdo en Comisión Mixta.

Desde el sector más duro, el diputado Andrade plantea una fórmula de salida al conflicto: “Diría que  cuando hay huelga, el empleador respecto de los trabajadores no involucrados en ella tiene todas las facultades que le confiere la ley. No le metería las adecuaciones necesarias. Se acabó el debate con eso, nos evitamos una discusión que no tiene solución porque parte de premisas distintas”.

3. Subcontratación: Por 16 votos a favor y 9 en contra de los PS, se aprobó la norma que regula eventos de huelga en empresas subcontratistas. Allí se estableció que no se afectarán  las facultades de administración de la empresa principal, con lo que se permitiría el reemplazo. La legislación actual no dice nada al respecto.

Anticipando que también llevarán este tema a una Mixta, varios diputados del PS y el PC han criticado la decisión de entregarle dichas facultades al empleador, pues en la práctica significría anular el derecho a huelga de los sindicatos de subcontratistas. Y por ello, desde este sector se ha planteado mantener en el ámbito de la resolución de litigios en materia civil y comercial, y no incorporar esta norma en el Código Laboral.

En tanto, el ministro de la Secretaría General de la Presidencia (Segpres), Nicolás Eyzaguirre, ha defendido la pertinencia de esta norma por ser funcional a los intereses de una economía, como la chilena, que opera con el esquema de clusters.

En la oposición respaldan mantener la indicación.

4. Huelga pacífica: No estaba en los cálculos de nadie que el Senado repondría el concepto de huelga pacífica en la Reforma Laboral. La indicación, además de contar con el apoyo de la oposición, fue aprobada con cuatro votos de la DC, más dos del PPD: Eugenio Tuma y Felipe Harboe, dejando en una complicada situación al Gobierno, que durante el primer trámite en la Cámara de Diputados había retirado dicha norma del articulado por presiones de la central Unitaria del Trabajadores (CUT). La multisindical había planteado que la huelga pacífica avanzaba hacia la criminalización del movimiento de los trabajadores.

Los diputados de izquierda apoyan a la CUT en este tema, por lo que buscarán bajarlo en la Mixta.

5. Extensión de beneficios: Pese a que no sufrió en el Senado cambios mayores que alteren su espíritu, varios parlamentarios son partidarios de buscar un acuerdo en la Mixta para la extensión pactada de beneficios, de modo de bloquear  el anuncio de la derecha de llevar este tema al examen del Tribunal Constitucional (TC), donde es altamente probable que se caiga dicha norma.

“He escuchado a algunos que quieren que el Tribunal Constitucional resuelva el tema. Eso es abandono de deberes, porque la idea es que el TC no tenga que resolver estas cosas, que las resuelva el sistema político, es decir el Ejecutivo con el Legislativo. Eso significa ver el tema de la extensión de beneficios en la Mixta”, dice Andrade.

Los “príncipes” de la DC coinciden con la oposición en que la extensión por afiliación sería inconstitucional, pues encubriría una sindicalización forzada. Pese a ello, en la Sala los legisladores de la falange no hicieron reserva de constitucionalidad y sólo decidieron no  votar cuando se revisó la iniciativa.

La UDI y RN por ahora se han abocado a redactar un requerimiento por inconstitucionalidad.

Pulso

Discurso contradictorio. Por Hernán Cheyre

CON BUENAS razones, la Presidenta Bachelet declaró 2016 como el Año de la Productividad. La tendencia declinante que exhiben las ganancias de productividad como fuente de crecimiento económico es un hecho objetivo que se observa con absoluta claridad, y hay bastante consenso en cuanto a que un cambio de rumbo en este ámbito será fundamental para que la economía chilena pueda retomar un ritmo de crecimiento más elevado en forma sostenida. En este contexto, el discurso oficial ha hecho especial mención a la necesidad de lograr una mayor diversificación de nuestras exportaciones, incorporando mayor valor en los productos que se vende al resto del mundo. Y es precisamente con este propósito y orientación que el Gobierno está implementando una serie de iniciativas de fomento al alero del ministerio de Economía.

Más allá de las opiniones que pueda haber respecto de la pertinencia de cada uno de esos programas como instrumentos eficaces para avanzar en la dirección indicada, el rumbo por el que se quiere avanzar es claro. Sin embargo, al observar el tipo de iniciativas que el Gobierno está propugnando en un ámbito más general, se advierte una contradicción bastante evidente. Esto, por cuanto si lo que se busca es fomentar que en el país surjan nuevos emprendedores que lleven a cabo proyectos innovadores, contar con un entorno amigable con el emprendimiento y la innovación es más importante que los programas específicos de apoyo que se pueda implementar.

En el caso particular de la reforma laboral, se trata de una que iniciativa va en un sentido absolutamente contrapuesto al objetivo de fomentar nuevos emprendimientos con potencial, que contribuyan a diversificar la estructura productiva. Para poder competir exitosamente en un mercado global lo que los emprendedores necesitan es poder desenvolverse con flexibilidad, con capacidad para poder ir adaptándose a un entorno que es esencialmente cambiante, con estructuras livianas que les permitan contratar con terceros muchos de los servicios requeridos, etc. Sin embargo, lo que la reforma propone es una verdadera camisa de fuerza para los emprendedores. Como muestra, cabe hacer mención a la negociación sindical interempresas y a la definición de las funciones de los trabajadores a efectos de delimitar las “adecuaciones” que podrá realizar la empresa en caso de votarse una huelga. En el caso de las negociaciones colectivas conjuntas entre empresas que hayan formado un sindicato común, las realidades entre ellas pueden ser tan disímiles, con diferencias de productividad de sus trabajadores tan significativas, que la búsqueda de una solución conjunta puede resultar lapidaria para algunas de ellas, con un perjuicio total tanto para el emprendedor afectado como para quienes trabajan con él. Y en lo que respecta a la definición de funciones, si hay algo que caracteriza a las empresas de menor tamaño -y muy especialmente a los nuevos emprendedores- es que “todos hacen de todo”. Esta polifuncionalidad, esencial para poder desenvolverse con agilidad y eficiencia, se vería seriamente afectada en caso de una huelga, por cuanto las “adecuaciones” permitidas actuarían como una camisa de fuerza que inmovilizaría al emprendedor, y que, por cierto, terminaría perjudicando también a los trabajadores de esa empresa.

Lamentablemente, esta reforma laboral no está abordando temas de futuro, sino que está mirando por el espejo retrovisor. La forma como se está abordando una supuesta precariedad laboral nos va a conducir a una precariedad productiva, en contradicción con lo que se busca fortalecer este Año de la Productividad.

La Tercera

Andrade (PS) a ex ministros DC: “Terminemos con la hipocresía, si algunos quieren que haya reemplazo interno que lo diga”

El diputado PS Osvaldo Andrade salió al paso de las declaraciones realizadas por los ex ministros DC y miembros de “Progresismo con Progreso”, quienes afirmaron que reforma laboral pone en serio riesgo la competitividad y la inversión

Al respecto, el parlamentario fue enfático en señalar “bueno esto yo se lo he escuchado a los empresarios y a la derecha hace muchos años, son los mismo argumentos que majaderamente cada vez que hay un proyecto que mejora la situación de los trabajadores surgen voces desde la derecha diciendo que esto va afectar la productividad”.

Según el ex ministro del Trabajo “para ellos (empresarios) es fundamental que haya algún mecanismo de adaptabilidad o flexibilidad de forma que ellos por esa vía puedan mejorar la productividad de las empresas, bueno en este proyecto hay cinco fórmulas, parece que ellos no han leído el proyecto, lo que a ellos no les gusta es que haya este demonios que se llama sindicatos, yo estoy aburrido de esta hipocresía. Entonces yo le quiero pedir a estas personas que terminemos con la hipocresía”.

Al ser consultado sobre si contará con los votos en la Cámara de Diputados para reformar lo retrocedido en el Senado, el parlamentario socialista señaló “El PS ha expresado una posición al respecto bastante nítida, nuestro jefe de bancada ha sido explicito al respecto. Pero hagamos el debate, terminemos con la hipocresía si algunos quieren que haya reemplazo interno que lo diga, que empleador siga teniendo el control sobre todas estas cosas que lo diga, pero no sigamos con estas hipocresías”, afirmó.

En este sentido, Andrade recalcó “quiero recordar que en la Cámara de Diputados hubo una mayoría sustantiva toda la Nueva Mayoría, que apostó por las propuestas que realizamos, muchas de ellas fueron cambiadas en el Senado, y creo que es el momento de reparar esos daños que se provocaron”.

“Yo creo que hay condiciones para construir formulaciones que logren satisfacer las expectativas de todos, de buena manera, excepto de aquellos que hipócritamente empiezan a decir cosas cuando lo que quieren es que las cosas sigan igual”, concluyó.

El Mostrador