En su reunión de política monetaria del mes de marzo de 2015, el Banco Central de la República Dominicana (BCRD) decidió reducir su tasa de interés de política monetaria (TPM) en 50 puntos básicos, de 6.25% anual a 5.75% anual, a partir del 1ro de abril de 2015.

De acuerdo al esquema de gestión de liquidez de corto plazo del BCRD, la tasa de depósitos remunerados (overnight) se redujo a 4.25% anual.

Igualmente, la tasa de facilidades de expansión, a través de compras de títulos con pactos de retroventa (repos), disminuyó a 7.25% anual.

La decisión sobre la tasa de referencia fue adoptada tomando en consideración el análisis de las perspectivas de las principales variables macroeconómicas, especialmente el balance de riesgos en torno a las proyecciones de inflación, así como las expectativas del mercado y el entorno internacional relevante.

La tasa interanual de inflación se mantuvo al mes de febrero por debajo de la meta de 4.0% ± 1% al descender a 1.02%.

Las proyecciones apuntan a una inflación que se mantendría por debajo del rango meta en el presente año.

La inflación subyacente, relacionada con las condiciones monetarias de la economía fue de 2.76%, situándose a un nivel inferior a su promedio histórico.

Por otro lado, con esta medida se espera que la tasa de interés real revierta la tendencia al alza que viene exhibiendo en los últimos meses, mejorando así las condiciones de liquidez del sistema financiero.

Esta medida es consistente con el proceso de acumulación de reservas y con el cambio en la composición de la cobertura de encaje legal adoptada recientemente.

En el ámbito externo, el proceso de recuperación de la actividad económica en los países desarrollados continua, impulsado por los efectos de una política monetaria expansiva.

Según Consensus Forecast, los Estados Unidos de América (EUA) crecerían 3.1% en 2015, al tiempo que la Zona Euro y Japón crecerían en 1.4% y 1.1%, respectivamente.

Por otra parte, América Latina en promedio continúa dando muestras de ralentización, influenciada por los países más grandes de la región.

Para 2015, la proyección de expansión económica de  América Latina es de  0.9%, similar al crecimiento alcanzado en el año 2014.

En los mercados internacionales de capitales, las condiciones financieras para las economías emergentes han sido más restrictivas en el último mes, al tiempo que el dólar estadounidense, aunque ha cedido ligeramente en la última semana, se cotiza al nivel más alto desde el estallido de la crisis internacional.

Los precios de los bienes básicos han descendido durante los últimos meses, particularmente los del petróleo. Se prevé que este comportamiento de los precios del petróleo continuaría por el resto del año.

De acuerdo a la Reserva Federal de EUA, no habría movimientos al alza de su  tasa de interés de política monetaria en los próximos meses.

En el contexto interno, la actividad económica se mantiene dinámica al crecer 6.6% en enero de 2015, según cifras preliminares del indicador mensual de actividad económica (IMAE).

En marzo, la tasa de crecimiento anual del crédito total al sector privado en moneda nacional se expandió en cerca de 13.4% con respecto a igual mes del año anterior.

En el ámbito de la política fiscal, se ha observado una mejoría en las recaudaciones en los primeros meses del año, mientras la ejecución presupuestaria se mantiene orientada hacia el cumplimiento de la meta de déficit del Gobierno Central, en torno al 2.4% del PIB en 2015.

Adicionalmente, las cuentas externas apuntan hacia un déficit de cuenta corriente en torno al 2.0% del PIB para el cierre de año, contribuyendo al mantenimiento de la estabilidad relativa en el mercado cambiario y a una mayor acumulación de reservas internacionales.

El Banco Central ratifica su compromiso de implementar la política monetaria orientada al logro de su meta de inflación, a la vez que seguirá monitoreando la evolución de la economía mundial y la coyuntura doméstica, a fin de adoptar las medidas necesarias ante riesgos sobre la estabilidad de precios y el buen funcionamiento de los sistemas financiero y de pagos.

Fuente: http://www.elnuevodiario.com.do/app/article.aspx?id=418797