Janet Yellen y el Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal de Estados Unidos finalmente subieron la tasa de fondeo. Ahora, los déficits gubernamentales estadounidenses subirán, las compañías de seguros tendrán alivio y los ahorradores, que llevan años ganando casi nada, seguirán sobreviviendo con migajas.

La subida no es ninguna sorpresa, no obstante marca una nueva era.

Inversionistas, corredores de bolsa y analistas que se encontraban en la escuela de negocios en diciembre de 2008, cuando el entonces presidente de la Fed, Ben S. Bernanke, comenzó el viaje conocido como ZIRP (siglas de zero-interest-rate policy, política de tasa de interés a cero) están ahora en sus 30, toda su carrera la han pasado en lo que el actual vicepresidente de la Fed, Stanley Fischer, llamó tiempos “lejos de ser normales”.

Aquí hay algunos ganadores, perdedores y quienes no serán impactados por el alza de la Fed:

GANAN: Otros bancos centrales
El Banco de Japón, el Banco Central Europeo y el Banco Popular de China están bombeando más dinero a sus economías. El endurecimiento de la Fed le dará “esteroides” a esos esfuerzos, dijo Carl Riccadonna, jefe economista de Bloomberg Intelligence. Los ganadores serán los países “con baja inflación que son grandes exportadores a Estados Unidos”, explicó.

PIERDE: Presupuesto Federal de Estados Unidos
El gobierno de Estados Unidos podría pagar hasta 2.9 billones de dólares más en intereses en los próximos 10 años si las tasas aumentan lentamente, según los cálculos de la Oficina de Presupuesto del Congreso y Dean Baker, codirector del Centro para la Investigación Económica y Política en Washington.

X: Los ahorradores
Las tasas de las cuentas de ahorro son susceptibles a mejorar, lo que permitirá a los consumidores generar más intereses por el dinero en efectivo que han guardado en el banco.

Sin embargo, probablemente continuará lo que Christopher Whalen, director gerente de Kroll Bond Rating Agency, ha llamado la “enorme transferencia de riqueza de los ahorradores a los deudores” en los últimos siete años. Los rendimientos de los fondos del mercado de dinero, que fueron durante mucho tiempo el paraíso para los jubilados y otras personas con ingresos fijos, se han hundido a casi cero desde el 4.79 por ciento de octubre de 2007, antes de la crisis financiera, de acuerdo con Crane Data.

Así que los ahorradores probablemente serán los últimos en beneficiarse de tasas más altas.

GANAN: Los bonos del Tesoro a largo plazo y bonos corporativos
Las gestoras de pensiones estaban esperando tasas más altas para comprar deuda ya que los rendimientos más altos hacen que sea más fácil emparejar sus ingresos a lo que necesitarán para pagar a los pensionistas, dijo Anthony Gould, director de Soluciones Globales de Pensiones en JPMorgan Asset Management.

PIERDEN: Brasil y China
Como si los escándalos políticos y una recesión cada vez más profunda no fueran suficientes, la subida debilitará el real, empujando la inflación de Brasil, que es de 10.5 por ciento y en aumento.

En cuanto a China, “la deuda sigue aumentando al doble del ritmo de la economía”, dijo Ruchir Sharma, jefe de Acciones de Mercados Emergentes de Morgan Stanley Investment Management. “Eso no es un modelo sostenible”.

¿…?: Bancos
Con la tasa baja, los bancos estaban limitados en lo que podían cobrar por préstamos y en lo que podían ganar en otras inversiones. Así que los márgenes de préstamos se han desplomado y los ingresos globales han sufrido. Ahora los bancos podrán cobrar más… pero las tasas más altas también pueden tener un efecto negativo en las ganancias de los bancos si el interés que tienen que pagar a los clientes se eleva más rápido que lo que cobran en los préstamos.

No todas las instituciones verán los mismos efectos con el aumento de las tasas.

GANAN: Las compañías de seguros
Dado que la era de tasas bajas les ha dado un rendimiento promedio anualizado de 3.1 por ciento, el más bajo en medio siglo, las compañías odiaban la ZIRP. La cifra mejorará, aunque lentamente, mientras la Fed sube las tasas, dijo Doug Meyer, analista de Fitch Ratings.

“Va a tener un impacto a lo largo del tiempo, y un impacto favorable en los ingresos en prácticamente todas las líneas de productos”, añadió.

PIERDEN: Fabricantes de automóviles
La subida reduciría la demanda de vehículos nuevos en cerca de 150 mil unidades o alrededor de 1 por ciento del mercado estadounidense en los próximos 12 meses, según una encuesta de JD Power.

Es probable que los distribuidores y fabricantes de automóviles reduzcan los precios, aumenten los incentivos o subvencionen las tasas de interés para impulsar la demanda, dijo David Sargent, vicepresidente de Investigación Global de Vehículos de JD Power. “Muchos de los efectos en el corto plazo serán, probablemente, más psicológicos que prácticos”, explicó.

X: Los precios de los commodities
Los ciclos de auge y caída en materias primas son procesos de décadas, por lo que la subida tendrá poco impacto en la disminución de los precios, dijo Robert Stimpson, gerente de fondos de Oak Associates en Akron, Ohio, que administra cerca de 900 millones de dólares. En otras palabras, no culpen a Yellen.

GANA: La Fed
¡Buenas noticias económicas! La tasa de desempleo en Estados Unidos está en su nivel más bajo en siete años y el crecimiento económico ha superado las expectativas. No es que Yellen pueda declarar “misión cumplida”, pero la primera subida de la tasa desde el 2006 es una buena señal.

PIERDE: La Fed
¡Demasiado tarde! Esa es la opinión de Paul Mortimer-Lee, economista jefe de BNP Paribas para América del Norte. “La suerte ya esté echada y el camino hacia la próxima recesión pudo haber sido tomado”, dijo Mortimer-Lee a sus clientes en un informe el mes pasado.

El motivo de nuestra preocupación por una recesión no es tanto por lo que la Fed va a hacer, probablemente embarcarse en un ciclo de lentas subidas a partir de diciembre, sino porque no se inició mucho antes

X: La Fed
Mientras la Fed vacilaba, los mercados tomaron su camino. Goldman Sachs Group rastrea esto con su Índice de Condiciones Financieras, una medida que incorpora las variables como precios de las acciones, los diferenciales de crédito, tasas de interés y tipo de cambio.

Aunque el banco dice que es una estimación aproximada de las condiciones, también señala que cada 1 por ciento de aumento en la tasa de fondos federales se muestra como un aumento del 1.5 por ciento en el índice.

El índice subió a su nivel más alto en cinco años antes de que los funcionarios de la Fed se reunieran el 17 de septiembre. El índice se ha mantenido cerca de ese pico, lo que equivale a un aumento de la Fed de 75 puntos base.

El Informador

EE.UU. sube la tasa de interés, ¿cómo le afecta a Ecuador?

Por ser una medida tomada allá en Estados Unidos pareciera que Ecuador no sufre consecuencias, pero sí que hay de qué preocuparse.

Luego de que la Reserva Federal de ese país (FED, como se conoce en inglés) anunciara este miércoles una subida de la tasa de interés de hasta 0,5% anual -la primera desde junio del 2006-, en gran parte de los países en desarrollo existe preocupación por el posible impacto de la medida en sus economías.

Y ya se observan los primeros efectos a horas del anuncio. El precio del barril de petróleo cayó hoy más de 3 % como consecuencia de la subida de las tasas de interés.

“Cuando el dólar se aprecia, el precio (del barril) cae; cuando la tasa de interés sube, el petróleo cae”, declara a EL UNIVERSO Fausto Ortiz, exministro de Finanzas.

Julio José Prado, presidente de la Asociación de Bancos Privados del Ecuador (ABPE), analiza que la medida de la FED, además, puede significar una apreciación del dólar.

“Cuando hay una subida de tasa de interés en EE.UU., van capitales hacia ese mercado y eso puede apreciar la moneda, quizás no mucho más de lo que estamos viendo ahora, pero no se va a repetir al menos la tendencia a una devaluación, que es lo que esperábamos que se dé, al menos en el corto plazo, y que nos hubiera ayudado por la situación económica que atraviesa el Ecuador”.

Debido a la apreciación del dólar, en reiteradas ocasiones el presidente Rafael Correa se ha mostrado preocupado. Cuando el dólar se aprecia, una medida técnica que han tomado países con moneda propia es depreciarla, como lo ha hecho Colombia, Perú, Chile. “Aquí como no tenemos moneda nacional se nos aprecia la moneda fuertemente y eso tritura la economía”.

Como hay mayor apreciación del dólar, según adelantan analistas, la economía nacional podrá verse más afectada si se lo compara a estándares actuales.

 

¿Qué pasará a mediano plazo?
Ortiz sugiere que el sector empresarial y la banca privada analicen mejor los endeudamientos o financiamientos internacionales. Sin embargo, Prado destaca las actuales necesidades de Ecuador en acceder a líneas de crédito por parte del Gobierno, del sector productivo y de la banca.

La medida de la FED, dice, lo que hace es encarecer un poco más el costo del dinero. “La consecuencia de esto es que cada vez que querramos traer un poco más de dinero del exterior, va a ser un poco más caro lo que tendremos que pagar, no demasiado porque todavía no ha subido la tasa de interés, es pequeña, pero a lo largo del próximo año va a seguir subiendo”, relata.

En cambio, Fidel Márquez, analista económico y rector de la universidad Ecotec, no cree que eximirse de financiamiento exterior sea un riesgo, debido a que los estadounidenses “seguramente harán un crecimiento paulatino” de sus tasas de interés. “Conociendo lo conservadores que son los estadounidenses con las tasas de interés, no creo que lleguen ni al 1 % en un año”, dice.

Lo que sí cree es que, por el riesgo país, va a ser necesario “ponerle una mayor tasa de interés también nosotros a nuestros papeles”, lo que, a su criterio, bordería un 13 %.

“Si se confirma que se ve una tendencia a la caída al precio del crudo, se va a ubicar nuestra crisis de liquidez porque entrarían menos recursos por los ingresos del crudo. Pero si hay una recuperación, podríamos estar en proceso de recuperación en el segundo trimestre del 2016. Hasta ese tiempo todo nos afecta”, sostiene Márquez.

¿Hay algo positivo?
Prado asegura que sí. Destaca que la medida de la FED “abre expectativas interesantes” de poder mantener el dinamismo del mercado exportador ecuatoriano hacia Estados Unidos. “El consumo va a seguir creciendo, el dinamismo de Estados Unidos es suficientemente bueno, porque si no fuera así, la FED no hubiera decidido subir la tasa de interés”.

El Universo

Que pasará en América Latina ante la decisión de la FED de EEUU

La Reserva Federal de Estados Unidos, la Fed ha decidido finalmente la subida de la tasas de interés, la primera en casi diez años. Esta decisión tendrá, inevitablemente, consecuencias sobre la región.

El precio del dinero en EEUU se encontraba entre el 0% y el 0,25% desde diciembre de 2008, tras la quiebra de Lehman Brothers. Y desde 2006 la Fed no incrementabalas tasas.

Se especulaba con que en la reunión del 16/17 se septiembre podría producirse una subida desde 0,25% hasta el 0,5%, lo que finalmente no ocurrió.

Los precedentes indicaban que eso acabaría ocurriento: en junio, la presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, dijo que esperaba que fuera “apropiado, en algún momento más adelante este año, tomar el primer paso para elevar la tasa de fondos federales y por lo tanto empezar a normalizar la política monetaria”.

La decisión de la Fed y América latina

Es indudable que la medida va a afectar a las economías latinoamericanas, aunque la incógnita era cuándo.

“Si la Fed sube las tasas esto quiere decir que hay mucho capital en el mercado, que se tendría que devolverse a Estados Unidos, con lo cual se afectan las inversiones en los países latinoamericanos. Lo que básicamente significa: dejar de hacer inversiones en América Latina,  por ir a buscar rentabilidad”, comentó Alfredo Barragán al diario La República de Colombia.

En ese sentido, es claro que incrementará la devaluación de las economías emergentes y presionará las tasas de interés al alza lo cual supondría que las empresas que se financian tendrían que pagar tipos de interés más altos y asumir esa mayor devaluación con los efectos en los costos que eso implica.

Sin embargo, también es cierto que no coge desprevenidas a las economías latinoamericanas pues se llevaba hablando de esta medida desde hace meses. Además no se trata de una subida muy pronunciada sino paulatina como dijo el Bank of America Merrill Lynch en un informe que la subida tendrá una “naturaleza gradual”.

Lo que sí hay que tener en cuenta es que es una subida con una gran carga simbólica: se pone en evidencia que, después de casi siete años, la FED está en condiciones de comenzar a endurecer su política monetaria, cerrando de esa manera el grifo de dólares que el país del norte viene promoviendo con su política de expansión monetaria como forma de incentivo de la economía.

Además, en la medida que la FED aumente la tasa, va a haber una afluencia de capitales hacia EE. UU. y salida de estos en Latinoamérica. Esto aumentará la volatilidad del mercado cambiario y probablemente inducirá a mayores depreciaciones.

El BBVA señalaba en junio que “la normalización monetaria por parte de la Fed implicará importantes efectos en América Latina, que experimentaría salidas de flujos de capital por cerca de 3,0% del PIB en los próximos dos años. A pesar de la salida de flujos esperada para la región, cabe recordar que si bien con importante heterogeneidad, la mayor parte de países gozan de fundamentales mucho más sólidos que en el pasado para enfrentar estas salidas. La región acumula reservas internacionales que han permitido enfrentar los choques externos adecuadamente, al tiempo que el esquema de objetivos de inflación y la flexibilidad cambiaria ayudará a amortiguar los efectos sobre el crecimiento. Con todo, este ejercicio muestra hasta qué punto la región perderá uno de los vientos de popa que la acompañaron en los últimos años, resaltando la necesidad de relanzar las fuentes internas de crecimiento a través de las reformas estructurales”.

Efecto diferenciado en cada país

Algunos países van a sufrir la medida más que otros. Fundamentalmente los dolarizados, Ecuador y El Salvador y los más vinculados financieramente a EEUU.

En el caso ecuatoriano, el analista Xabier Basantes señala que “si eso se produce, uno de los impactos que acarreará se verá reflejado en los precios del petróleo, que seguirán en niveles bajos por un buen tiempo. Está demás decir que ese panorama complicará al Ecuador los próximos meses”.

Además un dólar más fuerte acentuará la falta de competitividad de la dolarizada economía ecuatoriana.

Otros países no tienen tantos temores e incluso ven beneficiosa tal subida de tipos.

Agustín Carstens, gobernador del Banco Central de México, considera que un incremento de los tipos federales favorece a su país: “Si la Fed endurece (la política monetaria), se deberá al hecho de que tienen una percepción de que la inflación está avanzando, pero más importante aún es que el desempleo está cayendo y la economía se está recuperando. Para nosotros esa es una buena noticia”.

De todas formas, el gobernador del Banco de México (Banxico) ya ha anunciado que su país probablemente subirá las tasas de interés días después de que se produzca la de la Reserva Federal de Estados Unidos.

“Es muy probable que eso sea lo que vaya a suceder”, aseguró Carstens ante la posibilidad de que los capitales invertidos en México regresen a EEUU.

Infolatam