El desempleo en América Latina y el Caribe seguirá creciendo el próximo año tras anotar en el 2015 un fuerte aumento a un 6,7%, en medio de una desaceleración económica en la región, principalmente en Brasil, dijo este jueves la OIT.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) dijo en un informe que el incremento de la tasa significa 1,7 millones de nuevos desocupados este año, elevando a casi 19 millones el número de desempleados que hay ahora en la región.

El desempleo se había estado reduciendo en América Latina y el Caribe desde el 2010, para llegar al 6,2% en el 2014, señaló en su reporte anual Panorama Laboral.

“Los efectos de la desaceleración en el mercado de trabajo continuarán afectando a los países de la región, al menos durante un año más”, señaló el organismo internacional.

La OIT pronosticó que el desempleo se elevará a un 6,9% el próximo año en América Latina y el Caribe, en momentos en que la economía regional exportadora de materias primas anotará en el 2015 su primera caída en seis años.

Los precios de los minerales, petróleo y granos que exporta la región y que fueron motor de su crecimiento, se han desplomado. Y la incertidumbre sobre la economía de China, el mayor consumidor de materias primas, sigue siendo un lastre.

“La desocupación (en A.Latina) ha aumentado en seis de los 17 países para los que se cuenta con información de coyuntura. El incremento total del promedio ponderado se explica porque uno de estos países es Brasil, donde la desocupación se incrementó en 1,5 puntos porcentuales”, dijo la OIT en su informe.

El organismo sostuvo que la situación dista de ser homogénea en la región, donde la contracción económica fue más fuerte en América del Sur debido a la situación de Brasil y Venezuela.

La Tercera

OIT: 1,7 millones de personas ingresaron a las filas del desempleo en 2015 en América Latina y el Caribe

La tasa de desocupación de América Latina y el Caribe aumentó en 2015 por primera vez en cinco años a 6,7%, ocasionando que al menos 1,7 millones de personas se sumen a las filas de quienes buscan empleo sin encontrarlo, de acuerdo con el informe anual de OIT difundido hoy, en el cual se registra el impacto de la desaceleración del crecimiento económico en el mercado de trabajo.

El Panorama Laboral 2015 de América Latina y el Caribe advierte que se registra un “cambio de tendencia” en los indicadores de empleo, con un deterioro en la situación laboral de las mujeres y los jóvenes e indicios de que podría estar subiendo la informalidad a través de “una mayor generación de empleos de menor calidad”.

”Los efectos acumulados de la desaceleración económica que se inició hace tres o cuatro años y que se profundizó en 2015 pueden describirse como una crisis en cámara lenta”, dijo el Director Regional de la OIT, José Manuel Salazar, al presentar el informe este jueves en la capital peruana. “Esta situación es preocupante y plantea numerosos desafíos de política a nuestros países”.

Dado que los pronósticos de crecimiento lento para la región se mantienen en los próximos años, la OIT estima que la tasa de desempleo promedio de América Latina y el Caribe podría subir nuevamente en 2016 a 6,9%

Salazar destacó que en 2015, al igual que sucedió con la desaceleración económica, la menor generación de empleo se está manifestando también a distintas velocidades en los países de la región. En algunos países incluso se reduce la tasa de desocupación. Pero al nivel regional hay países que gravitan en forma importante sobre el aumento del promedio en esta tasa, en especial Brasil.

Así, la principal alza del desempleo se produjo en América del Sur donde pasó de 6,8% a 7,6% y en el Caribe aumentó de 8,2% a 8,5%. Pero la tasa registró una baja en Centroamérica y México, de 5,2% a 4,8%.

La tasa de desempleo promedio para toda la región subió de 6,2% en 2014 a 6,7% este año. La diferencia de cinco décimas porcentuales implica que el número de desocupados aumentó en 1,7 millones de personas y por lo tanto “el número total de latinoamericanos y caribeños afectados por la falta de puestos de trabajo ronda los 19 millones”, explicó Salazar.

Las noticias relacionadas con la calidad del empleo “no son buenas” dijo el Director Regional de la OIT. Hay indicadores de desaceleración en el crecimiento de los salarios, así como de una reducción en la generación de empleo no asalariado mientras que aumenta el trabajo por cuenta propia, que en muchos casos está asociado a condiciones laborales precarias.

“Estos son signos de que puede estar aumentando la informalidad, que según los últimos datos disponibles ya alcanzaba a 130 millones de trabajadores”, agregó.

Más de la mitad de los nuevos desocupados son mujeres. La tasa de desempleo de las mujeres ha aumentado de 7,7% en 2014 a 8,2% en 2015, según informa el Panorama Laboral de la OIT, lo que equivale a 1,4 veces la tasa de los hombres.

El informe regional explica que la tasa de participación laboral de las mujeres retomó la tendencia al alza, pero la tasa de ocupación se comportó de forma más moderada. “El mayor número de desocupadas se debe al mayor ingreso de mujeres al mercado laboral”, dice el documento.

También subió el desempleo juvenil después de años en los cuales se había registrado una disminución, es decir que para este grupo también “la tendencia ha cambiado”. Al igual que sucede con la tasa general el comportamiento de la tasa juvenil ha sido diverso entre los países y en cerca de la mitad se observa una mejora, pero el promedio regional de este indicador observó un alza de 14,5% a 15,3%.

“A menos que se pongan en marcha políticas para impulsar la cantidad y calidad de empleo juvenil, la coyuntura económica que se vislumbra para los próximos años podría agravar aún más esta situación”, alerta el informe.

El Panorama Laboral de la OIT dice que en el corto plazo este escenario de mayor desempleo e informalidad debería enfrentarse con políticas de mercado de trabajo y sociales específicamente dirigidas a proteger el empleo y el ingreso de las personas.

El Director Regional de la OIT advirtió sin embargo que también serán necesarias medidas para “enfrentar problemas estructurales de larga data”. Planteó que “la desaceleración es evidencia, una vez más, de que los países de la región siguen dependiendo excesivamente de las dinámicas de la economía mundial y de que siguen haciendo falta más motores y fuentes endógenas de crecimiento”.

“En el mediano y más largo plazo resulta impostergable diseñar y ejecutar políticas de desarrollo productivo para diversificar las estructuras de producción, promover el aumento de la productividad y el crecimiento de las empresas, creando así más y mejores empleos que generen un crecimiento inclusivo”, afirmo José Manuel Salazar.

Destacó que para lograr avanzar en esta dirección será esencial impulsar el diálogo social entre gobiernos, empleadores y trabajadores en los distintos países. “Se necesitan respuestas dialogadas que sean producto de una visión compartida”, dice el Panorama Laboral 2015 de la OIT.

El Panorama Laboral de 2015, basado en fuentes oficiales de cada país, presenta por primera vez tasas de desocupación al nivel nacional, que ahora están disponibles para la mayoría de los países hasta el tercer trimestre del año en curso. Hasta el año pasado los indicadores disponibles eran urbanos, principalmente de grandes ciudades.

OIT

Panorama laboral 2015. América Latina y el Caribe. OIT