El XXVIII Seminario Regional de Política Fiscal se realizó en la sede de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) en Santiago, Chile, los días 16 y 17 de marzo de 2016. Este reconocido foro regional  de la CEPAL cuenta con el apoyo del Fondo Monetario Internacional (FMI), del Banco Mundial, de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Autoridades y expertos internacionales se reunirán en la sede de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) el 16 y 17 de marzo próximo durante el XXVIII Seminario Regional de Política Fiscal, encuentro en el que analizarán los desafíos de la política fiscal en tiempos de desaceleración económica.

El tradicional encuentro, que se realiza todos los años en la sede del organismo regional de las Naciones Unidas en Santiago, Chile, es organizado por la CEPAL, con el apoyo del Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Cuenta también con el auspicio de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), a través del programa conjunto CEPAL/AECID “Renovación del Pacto Fiscal en América Latina y el Caribe”.

Este seminario se ha convertido en un referente obligado en la discusión de la actualidad económica y fiscal de la región, y a él asisten responsables de la política fiscal, funcionarios de organismos internacionales y académicos de diversos países.

En su XXVIII edición se incluirá un panel inaugural de autoridades que abordará los desafíos de la política fiscal en la actual coyuntura de menor crecimiento económico y se evaluarán asimismo los progresos de la región en materia de reformas tributarias y de distribución del ingreso.

En el encuentro también se discutirán las iniciativas tendientes a mejorar la calidad del gasto público en un entorno de restricciones financieras y finalmente se abordará el rol de los Gobiernos sub-nacionales en el proceso de consolidación fiscal.

Durante el seminario se presentarán dos importantes informes: las Estadísticas tributarias en América Latina y el Caribe 2016, publicación conjunta de la OCDE, CEPAL, BID y el Centro Interamericano de Administraciones Tributarias (CIAT), que recopila información homogénea de la recaudación tributaria de 20 países de América Latina. Este informe, que cumple ya su cuarta edición, es un producto tangible de los debates e iniciativas que se han originado en ediciones pasadas del seminario.

Por otro lado, la Secretaria Ejecutiva de CEPAL, Alicia Bárcena, presentará el Panorama Fiscal de América Latina y el Caribe 2016, publicación anual en que se presenta información estadística actualizada y análisis relevantes de las finanzas públicas de la región.

CEPAL

Los ricos de Latinoamérica y el Caribe pagan impuestos mucho más bajos que los de EEUU y Europa

La investigación señala que los gobiernos conceden un trato más que favorable a las multinacionales en materia de impuestos con reducciones generosas de tasas impositivas, llegando casi al doble de la carga efectiva de estas compañías.

El 10% más rico de la población latinoamericana y del Caribe paga tasas impositivas mucho más bajas comparadas con los ingresos de los trabajadores asalariados y la población más rica de Estados Unidos y Europa, según una investigación presentada hoy por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y el Comité de Oxford de Ayuda contra el Hambre (Oxfam) en el XXVIII Seminario Regional de Política Fiscal que se realiza en Santiago de Chile.

La investigación titula: ‘Tributación para un crecimiento inclusivo’ y menciona, entre otros acápites importantes, que en algunos países de la región los ricos pagan impuestos entre el 1% y 3% de sus ingresos, mientras que en otros países, como EEUU, la tasa efectiva para el más adinerado es de 14,2%. El informe señala que en Europa incluso puede exceder al 20%.

Ante estos planteamientos, la Cepal y Oxfam firmaron un documento para trabajar de manera conjunta en un nuevo consenso contra la desigualdad, que incluya la planificación de acciones conjuntas orientadas a fortalecer una agenda de políticas que aborden la desigualdad y la pobreza.

“Salvaguardar los avances ya logrados por América Latina y garantizar un crecimiento inclusivo y sostenible deben ser prioridades para todos los países de la región. En consecuencia, la Cepal y Oxfam hemos firmado un acuerdo para trabajar de manera conjunta en la promoción y construcción de un nuevo consenso contra la desigualdad”, señaló la secretaria Ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena, según un comunicado de la organización.

El reporte socializado hoy en la reunión alerta que la recaudación de impuestos en el continente es extremadamente baja y esto incide en que las recaudaciones no sean las adecuadas para suplir las necesidades básicas de la población, principalmente en educación pública y salud. Para cumplir con estos cometidos las recaudaciones deberían llegar mínimamente al 20% del Producto Interno Bruto (PIB).

El estudio alerta asimismo que, con esta realidad, los ciudadanos con menores ingresos están en una notoria desventaja con relación a personas y empresas ricas que se benefician de exenciones tributarias y distintas facilidades para esquivar el pago de impuestos.

“Entre 2002 y 2015, las fortunas de los multimillonarios de América Latina crecieron en promedio un 21% anual, es decir, un aumento seis veces superior al del PIB de la región. Gran parte de esta riqueza se mantiene exenta del pago de impuestos o en paraísos fiscales, menciona el Director de Oxfam para América Latina y el Caribe, Simon Ticehurst”, se lee en el informe.

La investigación señala que los gobiernos conceden un trato más que favorable a las multinacionales en materia de impuestos con reducciones generosas de tasas impositivas, llegando casi al doble de la carga efectiva de estas compañías.

Para Bárcena, “un sistema tributario internacional arcaico y disfuncional también proporciona a las empresas y a los ricos amplias oportunidades para que eviten pagar los impuestos que les corresponden en justicia”.

Según datos de la Cepal, la evasión de impuestos sobre la renta personal, corporativa y del IVA le cuesta a América Latina y el Caribe más de 320.000 millones de dólares al año, es decir, 6,3% del PIB. Esto significa que los países latinoamericanos pierden más del 50% de sus ingresos por impuestos sobre la renta a individuos.

Muchos de estos recursos van a paraísos fiscales, escondiendo grandes cantidades de capital que deberían invertirse en mejorar la calidad de vida de la población.

El documento presentado hoy impulsa a los gobiernos nacionales a reducir en un 50% la evasión y la elusión fiscal en los próximos cinco años y un 75% en 10 años.

La Razón