El presidente de Bolivia, Evo Morales, afirmó en la Cumbre del Clima en París que si continuamos con el camino trazado por el capitalismo, estamos condenados a desaparecer.

La Madre Tierra está acercándose al crepúsculo de su ciclo vital, cuya causa estructural corresponde al sistema capitalista que ha desarrollado una fuerza arrolladora y destructiva en nombre de la libertad de mercado, de libre competencia y de los derechos humanos, advirtió.

En su discurso en el plenario ante más de un centenar de líderes, hizo un llamado urgente pero necesario a todos los gobiernos, en particular a las potencias capitalistas, a que cesen la irreversible destrucción del planeta.

Afirmó que no se puede hablar de prudencia cuando el planeta está en el umbral de la destrucción, pues el no hablar con claridad sobre este tema sería una traición contra la naturaleza.

No podemos mantener el silencio cómplice frente a la catástrofe planetaria. Millones de personas mueren todos los días aniquilados por el hambre, las pestes. La historia del mundo se ha llenado de sangre, masacres globales e injusticias, puntualizó.

El jefe de Estado boliviano reiteró que en la capital francesa sesiona un encuentro histórico y único pero con la responsabilidad con la Madre Tierra.

Debemos expresar nuestra preocupación por los dramáticos efectos del cambio climático que amenazan a la Pachamama, reiteró.

La voz del sandinismo