La división sexual del trabajo, con actividades no remuneradas realizadas por un amplio número de mujeres, las ubica en una situación de mayor vulnerabilidad y riesgo de pobreza y visiblemente con menores recursos para enfrentar su retiro que los hombres, reveló la Asociación Mexicana de Administradoras de Fondos para el Retiro (Amafore).

Al dar a conocer los resultados de la encuesta Ahorro y Futuro, una perspectiva de género, el presidente de la Amafore, Carlos Noriega Curtis, resaltó que esa vulnerabilidad no resulta de una actitud pasiva por parte de las mujeres respecto de su retiro, “sino porque muchas de ellas dedican la mayor parte de su vida productiva a realizar actividades no remuneradas, pero necesarias para su núcleo familiar”.

Resulta “drámático”, dijo, que la mayoría de las personas y de ellas una buena parte de mujeres, no sepa si van a tener posibilidad de un ingreso mayor al momento de retirarse y “las mujeres son más vulnerables en una situación de pobreza por no poder contar con una pensión”.

De hecho, menos de tres de cada 10 mujeres mexicanas se encuentran en condiciones de aspirar a una pensión al momento de su retiro ya sea porque cuentan con una afore o porque ahorran con ese fin.

La encuesta realizada por la Amafore, explicó Noriega Curtis, se realizó bajo la premisa de que las mujeres enfrentan retos distintos a nivel personal y laboral en términos de ahorro y por ello es necesario analizar su retiro desde una perspectiva particular.

De acuerdo con el estudio demoscópico, mencionó, en términos generales las mujeres ahorran menos que los hombres y sólo 48 por ciento de las encuestadas dijeron que si lo hacen, frente a 55 por ciento de los hombres consultados al respecto. “Esta situación se agudiza específicamente en el ahorro para el retiro, donde sólo 28 por ciento de las encuestadas dijo ahorrar para este fin, frente a un 40 por ciento para los hombres. En ambos casos la población de entre 18 y 25 años de edad es en la que hay uyna mayor proporción de ahorradores”, precisó.

La Jornada 

LA MUJER, FACTOR CENTRAL PARA PROMOVER EL HÁBITO DEL AHORRO: AMAFORE