Uruguay ampliará su venta de carnes a la Federación Rusa, la que se hará sin sobrecostos por aranceles y por fuera de la cuota de compra aceptada por la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Al acuerdo se llegó tras la primera reunión de la Comisión Mixta Uruguay-Rusia, en Montevideo. Además, se firmaron otros acuerdos en materia de producción agrícola, energía, ciencia y tecnología. Este ámbito funciona hoy, luego de 47 años de su creación.

En la primera reunión que se realizó en la sede del Ministerio de Relaciones Exteriores, ambos países firmaron acuerdos comerciales sobre cooperación entre los ministerios especializados en la producción agrícola y ganadera, la aprobación del sello de alta calidad para la carne vacuna y la renovación del convenio entre Ancap y la petrolera rusa Gazprom.

También fueron firmados acuerdos en materia de cooperación científica veterinaria, venta de menudencias bovinas y sobre investigación con tecnología satelital. A esto se suman los contactos comerciales entre empresarios de los dos países.

El ministro interino de Relaciones Exteriores, José Luis Cancela, informó a la prensa que la voluntad de los diplomáticos de Uruguay y la Federación Rusa promoverá la instalación de un Consejo Empresarial Ruso-Uruguayo que acompañe los contactos oficiales, para “que puedan dinamizar aún más el comercio y los contactos empresariales entre ambas partes”.

“Rusia ha sido tradicionalmente un país comprador de carne, de lácteos, cítricos y ocasionalmente de arroz”, explicó por su parte el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Tabaré Aguerre. Recordó que la Federación Rusa fue el destino del 34% de las exportaciones nacionales de carne en 2010 y 2011, años en los que ese país fue el primer comprador de este producto. Esas cifras luego decayeron, y en lo que va de 2015 apenas superaron el 1,5% en facturación, sumando poco menos de 20 millones de dólares.

Aguerre celebró particularmente la aceptación de Rusia del protocolo que reconoce a la carne uruguaya como de “alta calidad”. Esto posibilita vender carne a Rusia por fuera de la cuota. Destacó que el acuerdo es de aplicación inmediata.

“Uruguay está abriendo mercados permanentemente y manteniendo mercados abiertos desde el punto de vista sanitario y de certificación, pero en este caso no es un acceso sanitario que ya tenemos, es mejorar la condición de acceso, porque antes podíamos ingresar solo tres mil toneladas dentro de la cuota general que Rusia tiene aceptada en la Organización Mundial de Comercio.

La única cuota o protocolo de comercio topeado que no paga arancel al ingresar carne a la Unión Europea es la “cuota 481”, que refiere a la carne de ganado alimentado en base a granos, cuando nuestro país destaca por su producción animal alimentada naturalmente en base a pasturas.

Según el último informe sobre la Federación Rusa publicado por el Instituto público-privado Uruguay XXI, de marzo de 2014, las exportaciones a ese país alcanzaron los 276 millones de dólares en 2016, siendo los principales productos adquiridos la carne congelada (41 %), manteca (24 %), leche y nata (8%), soja (6 %) y despojos de carne (6 %).

Rusia menciona a Uruguay como socio estratégico para alcanzar sus objetivos productivos

Uruguay se convertirá en socio estratégico para los objetivos productivos de Rusia en el mediano plazo, según estimó el director del Departamento del Servicio Veterinario de la Federación Rusa, Sergei Dankvert, en conferencia de prensa. La Federación Rusa procura aumentar su rodeo vacuno y mejorar la manipulación de semillas. Esta oportunidad surgió luego de poner en marcha en 2015 una mesa de negociación establecida en 1967.

“Vemos a Uruguay como una plataforma para realizar inversiones e integrarnos de forma efectiva a la región”, estableció el diplomático. Indicó que Rusia cuenta con una demanda muy alta de ganado en pie de genética mejorada, tanto para consumo de carne como para consumo de leche.

Por otra parte, las condiciones de la producción de granos son diferentes entre ambos países por razones climáticas. En Uruguay, se manipulan las semillas en tres ocasiones al año, por lo cual “todo lo que ustedes pueden hacer en dos años, a nosotros nos llevaría cuatro años”, dijo.

El objetivo primordial de Rusia es aumentar el rodeo de ganado en un millón de cabezas en un plazo de cinco años, para lo cual necesitan genética animal de primer nivel. “Como ya hablamos con los secretarios de Estado uruguayos, si se cumplen determinadas condiciones, como sería la no vacunación contra la aftosa, se podrían formar condiciones óptimas para la compra de ganado en pie”, dijo Dankvert en conferencia de prensa.

uy.press