El presidente de ANCAP, José Coya, reconoció que ANCAP está en “crisis”

Este viernes culminó el trabajo de la Comisión Investigadora que en el ámbito del Senado analizó la situación deficitaria de ANCAP. El grupo de investigación parlamentario presentará sus informes en febrero de 2016.

En ese marco, el senador frenteamplista Marcos Otheguy remarcó que a su juicio la oposición no pudo fundamentar la existencia de ilicitudes en ANCAP.

Dijo que en los últimos 10 años, la empresa “ayudó a cambiar la matriz energética, realizó inversiones trascendentes con impacto ambiental, social, económico y en la generación de empleo”.

“ANCAP explica, con las demás empresas públicas, el desarrollo y crecimiento del país. Claro que hay problemas de gestión que se relacionan con déficit acumulado y no sólo por las inversiones, sino por no poder trasladar sus costos al precio de los combustibles”, expresó el legislador de gobierno.

Dijo que el ente autónomo “hoy está en una situación problemática, pero el gobierno está trabajando para una solución integral. Su directorio está comprometido con su tarea de llevar adelante ANCAP”.

“El presidente Coya dijo que ANCAP está en crisis y que ello se explica no solo por su déficit sino porque es una empresa que ha estado en la picota, atacada y cuestionada a través del debate público”, reconoció Otheguy.

Contra la capitalización

Por su parte, el senador colorado Pedro Bordaberry advirtió que si se niega el problema nunca se lo poder resolver. “Hoy el directorio de ANCAP reconoció que la empresa está en crisis”.

“Hay que analizar las pérdidas y los negocios que son ruinosos. En algunos casos habrá que cerrar esos negocios, desprenderse de ellos o reformularlos y encararlos de otra forma. En muchos negocios, a ANCAP le va bien”, dijo el legislador.

ANCAP debe salir de la crisis y darle respuesta cada uruguayo y “no pedirle al país  un nuevo esfuerzo para recapitalizarla”, sentenció Bordaberry.

El senador nacionalista Álvaro Delgado también resaltó que “Coya reconoció que ANCAP está en crisis”.

Delgado dijo que “hay problemas de gestión y hay errores y horrores que impactan sobre el país”.

Aseguró que el Directorio del Partido Nacional evaluará si se remiten los hechos a la Justicia.

“En ANCAP hay responsabilidades por acción u omisión y en las próximas semanas nos vamos a dedicar a hallar a los responsables. Estamos evaluando cinco o seis situaciones con apariencia de ilicitudes”, dijo.

Delgado expresó que se habla de capitalizar la empresa “pero los uruguayos ya la han capitalizado en los últimos tiempos con los ajustes en los precios de los combustibles”.

Por su parte, el legislador del Partido Independiente Pablo Mieres manifestó que “hay que renovar la conducción de ANCAP para llevar adelante una transformación efectiva”.

“La capitalización de ANCAP es equivalente al doble de todo el aumento del gasto presupuestal y es prácticamente el doble de lo que se invertirá en el Sistema Nacional de Cuidados”, dijo.

ANCAP: Lecciones para aprender… o morir

Por Alberto Rodríguez Genta

Algunos dicen que bromeaba; otros que iba en serio

Lo cierto es que allá en marzo del 2009, y en pleno y vergonzoso escándalo sobre la crisis de las hipotecas sub- prime que significó la ruina para miles y miles de norteamericanos que apostaron a tener su vivienda propia, el importante senador de Estados Unidos, Charles Grassley, principal miembro republicano del Comité de Finanzas del Senado, comentó, que los ejecutivos de la aseguradora American International Group Inc (AIG) (una de las promotoras del escándalo) podrían considerar suicidarse, adoptando lo que dijo que es una manera japonesa de hacerse responsables de sus actos: *(Harakiri: ritual japonés de suicidio voluntario consagrado al restablecimiento del honor perdido por actos deshonrosos).

Lo primero que me haría sentir un poco mejor con ellos es que siguieran el modelo japonés, hicieran una profunda reverencia ante el pueblo estadounidense, se disculparan y luego optaran por una de estas dos alternativas: renunciar o suicidarse.” dijo Grassley. Desde luego que estas declaraciones produjeron un espectacular revuelo en un país en donde se premia más la joda que la solidaridad humana. Y es que una cosa es equivocarse por un problema de gestión equivocada, y otra el de hacerlo en plena convicción de que estás estafando y perjudicando grandemente a tus semejantes, por obtener unas generosas bonificaciones! Y eso sí, que es una gran diferencia.

Porque viniendo a nuestra realidad, y al Uruguay, este revuelo causado por la investigación del endeudamiento de ANCAP se puso bueno, por cuanto nos obliga a poner sobre la mesa algunos temas sobre los cuales vengo insistiendo desde hace mucho tiempo; y que creo fundamentales para el futuro de los uruguayos. Uno, es el de la necesaria profesionalización de los dirigentes de los organismos públicos. Y en estos momentos, en los cuales se plantea, además de una capitalización para la empresa, la posible remoción de varios de sus principales ejecutivos, la respuesta no parece fácil. En primer lugar, porque no me trago el que Raúl Sendic ni sus colaboradores sean corruptos, ni mucho menos. En última instancia, para definirlo en términos uruguayos y groseros, diría que a Raúl le pasó lo mismo que a un tampón femenino; estuvo en el mejor lugar, pero en el peor momento..

Quizá Raúl Sendic tuvo la mejor intención de alguien que quiso hacer lo mejor, e incluso adelantarse a su tiempo, rompiendo viejos paradigmas de que las empresas públicas eran, más que nada, entelequias, “entes testigos”, para abrir la posibilidad de que luego -una vez quebradas y privatizadas – el sector privado mostrara su magnificencia a través de una impecable gestión que las llevara a figurar entre las 100 destacadas de la revista Fortune. No importa si jodiendo a cuántos, ni a quienes.. Las grandes multinacionales norteamericanas se distinguen por no sentir amores ni dolores, a la hora de reducir costos, apelando a la vieja receta del cese de miles y miles de empleados. Y es que este mundo de la eficacia y la eficiencia empresarial, no es tan fácil. Y creo que Raúl no estaba suficientemente preparado a la altura de este cargo. Ni quizá sus colaboradores, tampoco. Y esto es una responsabilidad de todo el partido que lo apoyó. Y aquí está, más que nada, y en los tiempos que corren, los desafíos futuros del Frente Amplio, de cara a los desafíos futuros del Uruguay todo. ¿Cómo hacer pues, para compaginar y equilibrar lo comercial, con lo social?

En segundo lugar, menos me trago los descalificativos de una oposición que lo único que ha mostrado -cuando le tocó “hacer” – fue su filosofía de quebrarlas y entregarlas al sector privado, y luego, cuando le tocó “ser”, demostró que para existir lo único que sabe hacer es descalificar, negar, criticar, enmierdar, o lo que sea, pero que a la hora de la verdad no han sabido a lo largo de los últimos años aportar nada para que el país los prefiera como “opción” y no como simple “oposición”.

Y los resultados, están a la vista. Lo he dicho más de una vez y lo repito: oposición puede ser cualquiera; “opción” solamente quien tenga algo mejor para agregar y sumar a las realidades y necesidades de una sociedad que debe responder con hechos concretos ante un mundo exigente, cambiante, y desafiante que no perdona errores ni distracciones. Y en tercer lugar, porque nos obliga a desnudar una realidad que mucho le ha costado y le cuesta aceptar a las fuerzas de la izquierda. No tanto de la izquierda progresista, sino la de la otra; la anclada en el viejo pensamiento y los viejos métodos del pasado. Aceptar la realidad de la necesidad de los cambios.

Siempre he insistido en que el sector público debe aprender mucho de la actividad privada. Y lo seguiré haciendo. Ha sido un error recurrente de la política y de los políticos por igual, el confiar la eficacia y la eficiencia de los organismos públicos a gente del partido, para cumplir con el partido, y simplemente por pertenecer al partido. A gente del partido, que, aun cuando sean muy buenos militantes, no tienen experiencia ni para gerenciar un club de bochas.. Y eso hoy, el mundo no lo perdona, y los países terminan pagándolo muy caro.. Gestionar y gerenciar una empresa pública de tremendo porte e interés para el país, como ANCAP, y a su vez, de tremenda complejidad, no es para cualquiera!. Entender y manejar los distintos aspectos y procesos que hacen a una realidad empresarial e industrial, que además de lo comercial debe contemplar lo social, mas sus componentes técnicos, financieros, comerciales, de mercadeo, sus innovaciones y adaptaciones a las exigencias de su momento, no es para cualquiera.

Porque ahí, más allá de la preparación del CEO, como les gusta llamar a los norteamericanos, debe haber un buen equipo involucrado. “Ancap es una empresa y la tenemos que manejar como empresa (…) y tiene que rendirle al país“, afirmó recientemente el presidente Vázquez. Y coincidiendo con declaraciones del Ministro Astori, el primer mandatario reconoció que los resultados del equipo de gerentes en ANCAP, “no han sido buenos y no se van a ocultar; entonces hay que cambiar”. Y entre las medidas a tomar para “ordenar la casa” se incluye la creación de un cargo de gerente financiero, al igual que existe en las empresas privadas.

Y si Raúl Sendic se equivocó en su gestión, el resto de su equipo es tan culpable como él por haber participado del error, y por lo tanto, ante la pregunta de si deben renunciar o permanecer, respondo que si; deben renunciar, puesto que, por error u omisión, fueron parte del problema y asistieron al desarrollo del mismo. Y por lo tanto, más allá de juzgar su calidad personal, han perdido su credibilidad profesional.

Pero no se puede negar que el Uruguay, sí, ¡realmente ha cambiado paradigmas!

Hicimos inversiones a lo loco en ANCAP, para lograr que a través de una planta desulfurizadora, reducir en 95% las emisiones tóxicas de los combustibles (algo que no todos los países han podido lograr) y que hoy nos consideren, según un estudio de Harvard como el país con el aire más puro y limpio del planeta..! ¡Carajo, no es poca cosa! Y tampoco es un disparate lo que dijo Muica justificando las inversiones, y asegurando que si no se hacían “a la larga solo quedan un montón de fierros viejos”. Pero con el mismo estilo de interrogantes, también es válida la interrogante que plantea Esteban Valenti: “¿Es lo mismo presupuestar una desulfurizadora por US$ 118 millones y que cueste US$ 421 millones?”.

Hemos invertido y hemos convencido para invertir a extranjeros y nacionales por igual, logrando lo que muy pocos en el mundo han podido concretar: un cambio radical en la matriz energética del país, ya no dependientes del “excremento del diablo” como denominara el venezolano Pérez Alfonzo -uno de los creadores de la OPEP -refiriéndose al petróleo. Y ya logramos más de 55% de autonomía, y de aporte en favor del mal tratado medio ambiente..!

Y también hemos invertido en mejorar la tecnología en comunicaciones a través de nuestra siempre nacionalizada ANTEL (gracias Carolina…) para ser un ejemplo mundial en disposición de capacidad, velocidad, precio y calidad, gracias a la fibra óptica que ya nos está uniendo – no sólo entre nosotros – sino con el mundo entero! Y más que nada, con recursos propios y de asociados de primer nivel internacionales. Y a través de una buena gestión de UTE, estamos llegando al 100% de electrificación nacional -algo siempre prometido, reclamado, y nunca cumplido- por los gobiernos anteriores.

¿Nos pasamos de rosca en algunas inversiones? Sin duda, sí. Y lo concretó más específicamente el mejor gerente financiero que ha tenido el Uruguay: Danilo Astori, al asegurar que en ANCAP  hubo “una muy mala política de inversiones, sobre todo las que tienen que ver con el cemento (…) lo que configura todo un panorama que explica la crítica situación que tiene hoy Ancap“. Y vamos a reconocerlo pues, y pediremos disculpas como aconsejaba el Senador estadounidense Charles Grassley, pero sin llegar a pedir el harakiri, porque al fin y al cabo, hasta el Papa vive pidiendo disculpas por las cagadas de sus colaboradores..

Y porque entre otras cosas, no tenemos en todos nuestros dirigentes políticos, la preparación adecuada para ocupar cargos de gerenciamiento empresarial. Fíjense ustedes que, dentro del feroz mundo de la empresas multinacionales que nos abastecen de todos los productos y servicios principales e imaginables, en el mundo entero, se pelean como tigres para robarse los mejores líderes y gerentes que les mantengan su supervivencia y más allá, la razón de su existencia…! Mientras nosotros, ingenuamente, les concedemos esos privilegios a compañeros, simplemente por simpatías ideológicas y partidarias!

Todo es política, compañeros; pero tengamos en cuenta que así como el pez por la boca muere, por los resultados de la política, nos beneficiamos o nos jodemos todos..! Y a continuación, permítanme relatarles una experiencia que puede servir de reflexión..

Las veleidades del liderazgo empresarial

A principios de septiembre de 2001, a raíz de la explosión de la burbuja tecnológica en Estados Unidos, Carly Fiorina, CEO de HP, anunció una controvertida fusión con Compaq, un competidor líder en la industria. Fiorina luchó por la fusión, y fue implementada a pesar de la fuerte oposición del miembro del consejo Walter Hewlett (el hijo del cofundador de la compañía William Hewlett) y el 49% de la oposición entre los accionistas de HP. Y la fusión con Compaq creó al fabricante de ordenadores personales más grande del mundo.

En 2002, y luego de que la nueva HP ganara las mayores cuotas de mercado, despidió a 30.000 trabajadores estadounidenses. Curiosamente en esa época, viviendo ya en Venezuela con mi compañera y madre de mi hijo, Sebastián, y quien se desempeñara primero en Compaq, y luego en HP, sufrió con sus compañeros el duro choque de dos civilizaciones empresariales muy distintas, liderado por Fiorina. Ella también las superó, y aún hoy sigue en HP. A finales de 2005, la compañía fusionada tuvo más empleados en todo el mundo de lo que tenían por separado antes de la fusión. Sin embargo, hasta febrero de 2005, y debido a las turbulencias en el sector tecnológico, que hicieron perder más de la mitad del valor a las acciones de HP,  la junta directiva obligó a Fiorina a renunciar como directora ejecutiva y presidenta, recibiendo poco más de U$S 21 millones en indemnizaciones por despido y unos U$S 20 millones más en opciones sobre acciones.

En 1998, la revista Fortune clasificó a Fiorina como la “mujer más poderosa en los negocios” en su lista inaugural, y allí permaneció a lo largo de su permanencia en HP. En 2004, fue incluida en el ranking de “Time 100 personas más influyentes en el mundo de hoy“, y nombrada décimo en la lista de Forbes, de las 100 mujeres más poderosas del mundo. En 2010 ganó una carrera para la nominación republicana para el Senado de Estados Unidos por California, y en mayo de 2015, anunció que postula a la presidencia de los Estados Unidos en 2016.

Odiada por muchos y admirada y reconocida por otros muchos, Fiorina es el ejemplo de un modelo de liderazgo radical y neoliberal, enfocado únicamente a generar ingresos y mayores opciones de negocios para los accionistas de las empresas. Una frase de esta controvertida mujer, que reflexionando sobre la actividad política, me llamó la atención, fue: “Un pez nada en el agua, y no sabe que es agua. No es que los políticos sean mala gente, es que han estado siempre dentro del sistema”.

Y quizá en esto, aunque sea sólo en esto, la controvertida Fiorina pueda tener algo de razón. Porque al fin y al cabo, habrá que creer o reventar en el refrán que dice que “lo que no nos mata, y hasta que no nos mata, nos enriquece..”

Amen.

“Un hombre que no arriesga nada por sus ideas, o no valen nada sus ideas o no vale nada el hombre”. Platón – 427 – 347 A.C.

uy.press

ANCAP, una fractura expuesta en un país con cáncer.

Por Gabriel Pereyra

Pensemos que no hay ilegalidades, ni irregularidades; incluso para hacer este ejercicio mental, concedamos que ni siquiera hubo mala gestión en ANCAP y que, como dicen los mujiquistas, todo se debió a costos de la empresa, a inversiones, a una deuda dolarizada, a su contribución a rentas generales y a 200 excusas o argumentos más. Claro, más allá de debates y ponchos revoleados al aire por dirigentes que en vez de guapeza deben mostrar seriedad, ANCAP debe ser recapitalizada con mil millones de dólares.

Hay un sector de la población que comprende cabalmente lo que significa esto. Otro sector, para que comprenda, se le podría decir que contando niños y ancianos que no trabajan ni aportan a la riqueza nacional (medida en pesos obviamente), sería como si unos señores de corbata en representación del gobierno golpearan a su puerta y le pidieran US$ 300 dólares por cabeza para llenar el hueco de la deuda de ANCAP . Si quieren sacar del negocio a niños y ancianos, entonces debería pagar unos US$ 590 por activo. Tremendo ¿verdad? Lo que quizás no sepa este sector de la población y el otro sector, calificado como el grupo influyente, es que deudas de esta venimos acumulando hace décadas.

Esta sangría no es gratuita, ya no en términos económicos, sino vitales en toda la expresión de la palabra. Por qué una sociedad como la uruguaya, con un Estado de bienestar de los más extendidos de la región, con ventajas sociales y geográficas envidiables, luego de una década de crecimiento a tasas insólitas tiene una clase media cuyo 50% está en estado de fragilidad, o sea, que basta un vientito para que vuelvan a la pobreza.

Otros entes

Hagamos un rápido repaso por los otros entes estatales.

UTE. El Plan Bambú, la reestructura funcional de UTE, fue suspendida luego que el sindicato de funcionarios (AUTE) y la asociación de los mandos medios (Aprom) se declararan en contra de los cambios. Dos consultoras habían cobrado US$ 7 millones para elaborar el plan que los funcionarios no quisieron.

ANTEL. El gremio se opuso a suspender la construcción del Cilindro porque “para reactivar la economía en el país no hay mejor forma que a través de la inversión del Estado”.

OSE. Los funcionarios se resisten a tercerizar servicios para reparar las pérdidas de agua. En 2013, OSE dejaba de facturar el 49,5% del agua potable que suministraba a la red por roturas en las cañerías. La pérdida es de US$ 200 millones anuales, o sea, en cinco años un agujero de Ancap. Pero no hay ningún escándalo porque se ve que estamos acostumbrados o el agua corre sin hacer mucho ruido.

AFE. Por cada peso que ingresaba a AFE en 2012, Rentas Generales debía poner dos para equilibrar las cuentas. Desde ese año la carga cae sin pausa, y por lo tanto la inyección económica del gobierno tiene que ser mayor. En 2014, AFE perdió carga. Movió 800.000 toneladas, cuando su promedio histórico había sido de un millón, con un pico de millón y medio en 2013. En 2015 hubo un desembolso de US$ 28 millones para rehabilitar las vías férreas de algunos tramos.

Funcionarios del Estado

¿Todo este agujero de ANCAP no lo vio el gremio del ente? Fancap se manifestó “preocupada” por la situación (¡faltaba más!), se opuso a una investigadora (¡faltaba más!) y reclamó la remoción de gerentes pero no por mala administración sino porque vienen de gobiernos anteriores y serían partidarios de privatizar al ente petrolero (¡faltaba más!).)

Durante la segunda presidencia de José Batlle y Ordóñez, que terminó en 1915, se logró como un beneficio las 8 horas de trabajo para los obreros. En 2015, cien años después, se votó una ley que obligó a los funcionarios públicos a hacer 8 horas, porque muchos venían haciendo 6, y la mayoría cobrando por 8. Es la historia de Uruguay: hacemos que los logros, se conviertan en una avivada y lo que eran derechos devengan en una obligación.

Esto no es un embate contra los funcionarios públicos. No son una casta que haya crecido y se haya consolidado a la oscuridad como un acto de corrupción, sino que ocurrió gracias a decisiones de todos los partidos políticos y con la anuencia del grueso de la población, que anida un oscuro deseo de ingresar a esa tribu que levitó por encima de todas las crisis y sobrevivió a todos los gobiernos.

Hoy los gremios públicos son el sostén del PIT-CNT, son presuntamente la clase obrera cuando representan a la elite de una burocracia que creció gracias a los partidos tradicionales a los que hoy defenestran, y se consolidó gracias la izquierda a la que hoy le hacen la vida más difícil de lo que ya es la vida en estos tiempos.

Lo urgente y lo importante

Es lógico y en algún punto deseable que la oposición política golpee al gobierno con esto de ANCAP , pero alguien, fuera de las pasiones y los intereses electorales, debe mantener alerta a la gente, haciéndole entender que hace años que viene pagando peso por peso la consecuencia de esos debates que a veces le cuesta entender. Que si mucha gente no levanta cabeza también es por estas cosas. Que esos debates refieren a lo urgente, casi nunca a lo importante.

Que salvo la Justicia (cuya reforma está pendiente porque no hay plata), la enseñanza (cuya reforma está pendiente por falta de voluntad política), la salud (cuya reforma empeoró lo que venía mal) y la Policía (cuya reforma se hizo por la vía de los hechos con el surgimiento de un peligrosos sistema de seguridad privada), el resto es una Estado amorfo que nos cuesta cada año varios Ancap.

Y que esto, no solo ANCAP , es lo que nos hace tener una energía cara, una educación que no permite la movilidad social, una infraestructura que nos permita ser un día algo parecido a un país desarrollado. No faltará quien crea que esta nota es un intento por minimizar lo de ANCAP . Lo contrario sería ilógico. Lo contrario quitaría sentido a lo que pretende ser el corazón del razonamiento. Somos lo que somos. Y todo esto no tiene que ver con ANCAP , o sí, tiene que ver, pero no solo.

El Observador