El Instituto Cuesta Duarte, dependiente de la central sindical, elegirá siete u ocho locales “estratégicos” de cada zona, donde brigadas barriales se ocuparán de verificar si existe o no abuso del comercio, tras lo cual adoptará medidas de advertencia a los vecinos sobre el abuso.

Además de la participación directa, el PIT-CNT, recibirá denuncias de clientes en las sedes de los sindicatos, y las páginas web y en Facebook de la central.

“Una vez que tengamos un informe, aunque sea mínimo, que realmente nos arroje que hay remarcado (de precios) en algunos lugares, no se descarta solicitar una reunión al Ministerio de Economía para poner algunas cosas arriba de la mesa”, confirmó el presidente de la Federación Uruguaya de Comercio y Servicios (Fuecys) y miembro del secretariado ejecutivo del PIT, Fabio Riverón, al diario El Observador.

Estudian fecha de inicio del plan

Los controles de las brigadas barriales comenzarán lo antes posible, y su período de extensión aún no está previsto; los integrantes serán sindicalistas, pero no necesariamente del área del comercio.

En el portal web del PIT-CNT, el propio secretario general, Marcelo Abdala reafirmó su convicción que “muchos están permanentemente remarcando los precios, lo que ahora reconoce el Poder Ejecutivo y nosotros lo venimos denunciando desde hace tiempo. Algunos aprovechan el dominio que tienen en las cadenas de producción y comercialización para llevar adelante este tipo de políticas”.

Agregó que en principio se proyecta “instalarse frente al local que se compruebe el remarque abusivo de precios para difundir entre sus clientes, vecinos y público en general lo que está sucediendo en el comercio. Estas jornadas de denuncia serán pacíficas y se apunta a que los trabajadores denunciemos estos procedimientos que perjudican a todas las familias. Sabemos que con esto no estaremos solucionando el tema de fondo, pero podemos contribuir a generar una masa crítica a fin de que aparezcan soluciones para este problema de los precios abusivos”, añadió.